El primer sondeo en Euskadi tras la convocatoria electoral apunta a una mayoría absoluta de PNV y PSE-EE

El primer sondeo en Euskadi tras la convocatoria electoral apunta a una mayoría absoluta de PNV y PSE-EE
El lehendakari y candidato 'in pectore' del PNV a la reelección, Iñigo Urkullu, no ocultó que espera salir de las elecciones del 5 de abril con mayoría absoluta tras una legislatura al frente de un Gobierno de coalición con el PSE-EE con 37 de 75 escaños. "He estado muy cómodo con el Gobierno de coalición en minoría. ¿La mayoría absoluta? Sería deseable, sí", manifestó preguntado al respecto en la rueda de prensa en que anunció el adelanto de las autonómicas. El primer sondeo electoral hecho público en la precampaña parece dar satisfacción a las expectativas. El EiTB Focus -elaborado por Gizaker mediante 1. 200 entrevistas- otorga 31-32 escaños al PNV (por 28 actuales) y 11-12 a los socialistas (ahora suman 9). EH Bildu se mantendría próximo a sus datos actuales mientras que Elkarrekin Podemos y PP parecen en tendencia descendente. RT @eitbAlbisteak: 📊 #EiTBFocus EAJren eta PSE-EEren gorakak gehinego osoa lortzea gauzatuko luke. EH Bilduk bigarren indar politikoa izaten jarraituko luke, eta Elkarrekin Podemosek eta PPk, aldiz, behera egingo lukete. https://t. co/qPbqaitKVO pic. twitter. com/4T36cZOou6— Euskadi Irratia (@euskadi_irratia) February 13, 2020El trabajo de campo de este sondeo se realizó del 31 de enero al 4 de febrero, es decir, antes de que la posibilidad del adelanto electoral tomara cuerpo y también previamente a otros hitos como el desprendimiento del vertedero de Zaldibar o la sentencia condenatoria contra el excargo del PNV Víctor Bravo. Más allá de los resultados, el dato quizás más llamativo es que augura un incremento muy importante de la participación, de casi 10 puntos y que rozaría el 70%. Según la tabla de resultados, el PNV consolidaría su fortaleza y podría sumar 31 ó 32 escaños, que sería su tope histórico en solitario después de la escisión de EA en 1986. La estimación de voto que le otorga Gizaker es del 40,9% y la victoria sería en las tres circunscripciones. Urkullu es también el líder más conocido y más valorado. El PSE-EE rentabilizaría también su paso por el Gobierno vasco y por el Gobierno central al ganar dos o tres escaños y pasar a ser la tercera fuerza. Todo lo que crecería Idoia Mendia iría en detrimento de Elkarrekin Podemos en lo que parecen dos compartimentos estancos. La coalición de Podemos, IU y Equo se quedaría en 8-9 electos. En cuanto a EH Bildu, consolidaría su posición como segunda fuerza. Si ahora tiene 18 escaños, la horquilla que le ofrece este sondeo de la radiotelevisión pública es de 17-19. Eso sí, prevé para la coalición abertzale que lidera Maddalen Iriarte una mejora de un punto en intención de voto. Finalmente, el PP proseguiría con su caída y bajaría a solamente 5 ó 6 escaños, lejos del suelo de 9 de este momento. El sondeo atribuye un 0,7% a Ciudadanos, que podría concurrir en coalición con los conservadores. Vox no lograría representación. A partir de ahora, los sondeos electorales de cara a las autonómicas serán cada vez más frecuente. El propio Gobierno ofrecerá su tradicional estudio antes del inicio de la campaña, aunque en este caso con una muestra doble a la de este primer trabajo de EiTB. La publicación de estas encuestas está prohibida en los cinco días previos a las votaciones. Suspensiones y diputación permanenteEl repentino adelanto de los comicios ha motivado ya algunas consecuencias. Primeramente, ha entrado ya en vigor la prohibición de hacer actos e inauguraciones en período electoral. Ello afectará a la puesta en marcha de la nueva línea de tranvía de Vitoria -que echará a rodar pero sin fastos institucionales- y a los principales eventos programados para el cuadragésimo aniversario del Parlamento, que se cumple el 31 de marzo. Los actos previstos pasarán a celebrarse después de las elecciones. El Parlamento ha quedado ya disuelto pero la actualidad obligará a que se tenga que reunir la diputación permanente, el órgano de retén entre legislaturas. La Mesa de la Cámara ha acordado una sesión extraordinaria para el próximo martes con el fin de que el lehendakari explique su gestión de la crisis de Zaldibar, donde dos operarios de la planta de Verter Recycling continúan sepultados bajo una lengua de residuos entre los que se mezclan 10. 000 toneladas de amianto. Así lo habían exigido EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PP. El PNV ha indicado que "probablemente" le acompañen sus consejeros, ya que la oposición había demandado también explicaciones a responsables de Medio Ambiente (Iñaki Arriola, PSE-EE), Trabajo (María Jesús San José, PSE-EE) y Seguridad (Estefanía Beltrán de Heredia, PNV). Su coordinador parlamentario, Iñigo Iturrate, ha calificado de "ruin y mezquino" el uso político de esta tragedia y ha señalado abiertamente a la izquierda abertzale. Este tipo de comparecencias de lehendakaris en la diputación permanente no son para nada usuales. El precedente -que se consideró "inédito"- es una intervención de Patxi López a finales de enero de 2010 forzado por PNV y Aralar a explicar su programa de Gobierno antes de que en febrero se retomaran las sesiones ordinarias de aquella legislatura tras el parón invernal. En la siguiente legislatura, el PSE-EE le devolvió la pelota a Urkullu, quien tuvo que sentarse en la diputación permanente a explicar la contratación de publicidad al Grupo Noticias. Pasados los años, ahora cargos de PNV y PSE-EE comparecerán de la mano como parte de un mismo gabinete.