Manu Díaz: “Estaremos mucho más tiempo en las vallas de los campos que en los palcos”

Manu Díaz: “Estaremos mucho más tiempo en las vallas de los campos que en los palcos”
El fútbol en Guipúzcoa espera una temporada movida. A finales de noviembre se celebrarán, si no hay un cambió de última hora, las elecciones a la Federación Guipuzcoana de Fútbol (FGF) donde una nueva candidatura, bajo el nombre ‘Garai Berriak’ (‘Nuevos Tiempos’), se presenta con la intención de destronar a Juan Luis Larrea, presidente de la entidad desde 1987. Su presidenciable, Manu Díaz, expresidente del Consejo Intertextil Español (CIE), aboga por abrir una nueva etapa que permita modernizar el fútbol amateur en la zona. Pregunta: Lleva muchos años vinculados al mundo del fútbol amateur ¿Por qué ha decidido ahora dejar el mundo de los clubes y presentarse a la Federación?Respuesta: Nunca había tenido una necesidad de aspirar a una federación deportiva. Me gusta estar a pie de campo, pero llevamos 32 años con el mismo presidente, con la misma gestión y, tras la reflexión que hicimos en nuestro grupo de trabajo, decidimos que era momento de liderar un nuevo proyecto. P. : ¿Y por qué ha decidió ser la cara visible?R. : Como he dicho, no ha sido nunca una necesidad presentarme para presidir una federación. Fue un poco el grupo de trabajo inicial que puso sobre la mesa la posibilidad de que fuera yo quien encabezara la candidatura y, por mi trayectoria tanto en lo laboral como en lo deportivo, se decidió así. P. : ¿Qué es lo que más le motiva de presidir la FGF?R. : Es un reto en sí mismo, pero sobre todo es que en la medida de lo posible buscaremos renovar una institución que lleva 32 años funcionando igual, bajo el control de la misma persona. P. : Llevar mucho tiempo en el cargo no tiene por qué ser sinónimo de mala gestión. R. : Consideramos que es imprescindible que entre aire nuevo. Después de tanto tiempo es normal que se cojan rutinas, que se estanque la institución y que se pierda la percepción de lo que es un club hoy en día. Nosotros estaremos mucho más tiempo en las vallas de los campos que no en los palcos. P. : Entonces, ¿usted se plantea limitar su número de mandatos?R. : Eso es algo que está totalmente asumido. En mi trayectoria profesional nunca he realizado mandatos largos. Como mucho, me planteo repetir un mandato. P. : A excepción de dos clubes, la Real Sociedad y el Éibar, el resto de las entidades en Guipúzcoa son clubes amateurs. Usted ha estado ligado al Bergara CF, una entidad que tampoco es profesional. ¿Qué necesita el fútbol no profesional en la actualidad?R. : En primer lugar, le sobran todos los estereotipos negativos que le da el futbol profesional, especialmente a nivel de imagen. Luego faltan otras muchas cosas, empezando por la falta cariño y el reconocimiento de la sociedad. En multitud de ocasiones, los clubes son el sitio en el que las sociedades empiezan a andar, donde niños y niñas empiezan a relacionarse… Nos falta vender mejor las cosas que hacemos bien. P. : ¿Y a nivel económico?R. : Debemos ser capaces de generar una financiación recurrente para que los clubes no dependan de vender boletos para rifas o cestas de Navidad para garantizar sus ingresos. Además, faltan estructuras que sean debidamente compensadas para que las personas puedan dedicar las horas necesarias a estos proyectos. P. : En muchas ocasiones vemos como la rivalidad entre clubes de pequeñas ciudades o pueblos nubla cualquier tipo de colaboración entre ellos. ¿Cree que eso es bueno?R. : Eso está cambiando. Evidentemente la rivalidad deportiva seguirá existiendo siempre y también es bueno que la haya. Pero estamos viendo muchos casos en los que, por ejemplo, dos clubes rivales se unen para crear un equipo de fútbol femenino y así unificar las chicas que tiene cada uno entre sus filas.  Además, el fútbol guipuzcoano se vertebra a partir del convenio con la Real Sociedad. P. : Ese convenio, ¿implica ayudas económicas por parte del club de primera a los equipos más pequeños?R. : Así es, pero también hay muchas sinergias imprescindibles para ayudar a la formación y a la detección de talento. La Real da el dinero a través de la Diputación Foral y, mediante un baremo, se reparte entre los clubes. P. : En su candidatura se incluyen personas que llegan tanto de clubes grandes como de pequeños. ¿Eso es porque la unión hace la fuerza?R. : Queremos ser transversales y entender todas las necesidades. Esto se ha hecho con toda la intención del mundo. Queremos representación de todos los tamaños y tipología de clubes. P. : El coronavirus ha tenido un impacto en el fútbol profesional, que ha podido paliarlo. ¿Podrán los clubes pequeños soportar el impacto de la pandemia?R. : Personalmente, creo que sí. Trabajamos con presupuestos pequeños y eso permite a las entidades más pequeñas ajustarse mejor. Es cierto que los clubes han perdido algunos patrocinios y perderán seguro en número de jugadores, pero es fácil que puedan recortar en gastos. Me preocupa más el impacto social del Covid-19 en los clubes. Garantizar que los niños y niñas puedan jugar debe ser prioritario. P. : Otra de las prioridades de su candidatura es el fútbol femenino. ¿Qué propuestas tiene en ese sentido?R: La sociedad debe entender que el fútbol femenino es un deporte que prestigiar. Si quitas la caspa del fútbol masculino, te das cuenta de que el femenino es un deporte para disfrutar. En la parte profesional, debemos llegar a un acuerdo para que las jugadoras estén en unas mejores condiciones que les permita dedicarse al fútbol de una manera digna. A nivel económico, los gastos de un equipo femenino son los mismos que de uno masculino y cuando hay que recortar, siempre se recorta en el femenino. Por ello, creo que es más una cuestión social que es imprescindible trabajar desde las instituciones. P. : Si gana las elecciones, ¿cuál será su hoja de ruta en los cien primeros días de mandato?R. : Tenemos varios instrumentos de participación de los clubes y deportistas que pondremos en marcha desde el primer día, queremos escuchar a todo el mundo. Tenemos un equipo financiero preparado para estudiar la situación económica para saber cuál será nuestro futuro, y queremos ayudar desde la federación a vertebrar e integrar a la sociedad guipuzcoana.  Los clubes nos van a sentir como una parte suya porque nos van a ver en la gradas de los campos pequeños y no en el palco.