Fast Retailing, sin segunda ola: estanca sus ventas entre noviembre y diciembre

Fast Retailing, sin segunda ola: estanca sus ventas entre noviembre y diciembre
Fast Retailing exprime su fortaleza en China y Japón. El grupo de distribución de moda, dueño de Uniqlo, ha logrado mantener las ventas del año pasado entre septiembre y noviembre, mientras en buena parte del mundo regresaban las restricciones al comercio por la segunda ola del coronavirus. La empresa ha cerrado el primer trimestre de su ejercicio 2021 con un descenso de sólo el 0,6% en sus ventas, hasta 619. 797 millones de yenes (4. 901 millones de euros). El beneficio operativo se disparó un 23,3%, hasta 113. 094 millones de yenes (894,3 millones de euros) y el resultado neto se incrementó un 0,9%, hasta 72. 492 millones de yenes (573,2 millones de euros). El margen bruto mejoró en 2,2 puntos, hasta el 52,4%. El incremento de la rentabilidad se debe principalmente a la evolución de Uniqlo en Japón y China, así como en el mejor desempeño de la cadena GU. En cambio, las operaciones de Uniqlo en otras zonas de Asia, Oceanía, Norteamérica y Europa se vieron particularmente impactadas por el Covid-19. En Japón, su mercado local, Uniqlo aumentó sus ventas un 8,9% (con un avance del 48,3% online) y su resultado operativo un 55,8%. La mejora de la rentabilidad se debe a la reducción de las tasas de descuento y el incremento de la productividad, que permitió reducir el coste de ventas. El negocio internacional de la cadena, que copa la mitad de las ventas, se redujo un 7,2%, aunque el resultado operativo se incrementó un 9,5%. Mientras China evolucionó mejor de lo previsto, Reino Unido, Alemania, España, Países Bajos, Dinamarca e Italia estuvieron por debajo de las previsiones debido a los cierres de tiendas. GU, por su parte, elevó su facturación un 4,9% y mejoró su resultado operativo un 9,9%, mientras que Global Brands (Theory, Plst, Comptoir des Cotonniers, Princesse Tam Tam y J Brand) continuaron lastrando el negocio, con una caída del 22,3% en ventas y en pérdidas. Durante el primer trimestre, la empresa realizó 46 aperturas netas de Uniqlo, hasta sumar 2. 298 establecimientos. GU mantuvo su red en 436 puntos de venta y Global Brands sumaron cinco tiendas más, hasta 947 establecimientos. Aunque los resultados del primer trimestre han sido mejores de lo esperado, la empresa mantiene intactas sus previsiones para el ejercicio 2021. Fast Retailing prevé aumentar su facturación un 9,5% en el ejercicio (que termina en agosto), disparar su resultado operativo un 64% y aumentar el neto atribuible a la matriz un 82,76%. La empresa prevé alcanzar una facturación de 2,2 billones de yenes (17. 397 millones de euros) y ganar 165. 000 millones (1. 305 millones de euros). Fast Retailing ha vuelto a recordar que su “visión a medio plazo” es convertirse en el mayor retailer de ropa del mundo, aunque hace ya años que la empresa no da un plazo temporal para este objetivo. Para alcanzarlo, el grupo quiere seguir expandiendo Uniqlo y GU en el extranjero, así como desarrollar el ecommerce internacional. “Aunque el Covid-19 continúa afectando nuestro negocio en todos los mercados, seguimos expandiendo nuestras operaciones al tiempo que priorizamos la seguridad”, señala la empresa.