Sánchez y Casado se enzarzan en el Congreso por la corrupción: de la 'Kitchen' a la financiación ilegal de Podemos

Sánchez y Casado se enzarzan en el Congreso por la corrupción: de la 'Kitchen' a la financiación ilegal de Podemos
La corrupción ha vuelto a campar a sus anchas este miércoles en el Congreso. En concreto, casos de corrupción política que investigan en la actualidad los tribunales y también otros pasados, porque también han salido a relucir los EREs de la Junta de Andalucía y el caso Gürtel. La ‘Operación Kitchen’ que amenaza al PP y la presunta financiación irregular de Podemos que atenaza al Gobierno han provocado un duro cruce de acusaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Casado. También se ha sumado la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que este miércoles ha endurecido su discurso contra el Ejecutivo, donde gana enteros la opción de negociar los Presupuestos con ERC, en lugar de con los naranjas.

Tanto Casado como Arrimadas han querido saber qué hará Sánchez si el juez imputa a su vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, por la presunta financiación irregular de Podemos. “¿Cesará a su vicepresidente si es imputado o unirá su destino a él?”, le ha preguntado Casado.

Frente a las cuentas de su socio de Gobierno, Sánchez ha respondido con la ‘Operación Kitchen’, el entramado político y policial con el que los investigadores sostienen que el PP desplegó para intentar desactivar las consecuencias judiciales de la Gürtel.

“Toda España sabe que taparon un delito con otro delito, la ‘Kitchen’ con la ‘Gürtel’. Lo saben en Barcelona, el Santander y hasta en Ávila lo saben”, ha contraatacado Sánchez, en alusión al argumento con el que Casado se ha alejado de este último presunto caso de corrupción, alegando que cuando sucedió él era diputado por Ávila.

El cruce de acusaciones en la sesión de control ha empezado con un intercambio en el que Casado ha preguntado al presidente “qué más recortes piensa hacer” tras “recetar la congelación del sueldo” de los funcionarios, “poner freno al salario mínimo”, el “embudo del ingreso mínimo vital” y la “anunciada subida fiscal y la derogación de la reforma laboral”.

“Los únicos recortes que necesita la política española es recortar la corrupción del PP”, ha respondido Sánchez, que ha señalado a Casado que su Gobierno ha “subido el salario mínimo, revalorizado las pensiones y recuperado parte del poder adquisitivo pedido por sus gobiernos”.

“No solo hace recortes en el estado del bienestar, también en el de derecho”, le ha contradicho Casado, que ha acusado a Sánchez de convertir a la Físcalía “en una comisaría política evitando que investigue la financiación irregular del vicepresidente” y la “nefasta” gestión del Gobierno sobre la pandemia. Se refería en este último caso a la petición de la Fiscalía al Supremo para que archive todas las denuncias contra la gestión del coronavirus.

“¿Cómo puede juzgar lo que pasó hace 80 años y tapar lo que sucedió hace 80 días?”, le ha preguntado el líder popular, en alusión a la nueva ley de Memoria Democrática con al que el Gobierno creará una Fiscalía de Sala específica en el Tribunal Supremo para investigar violaciones de derechos humanos desde 1936 hasta 1978.

Ante estas acusaciones, Sánchez ha insistido con la ‘Operación Kitchen’. “Usted ha dicho que se siente indignado, que va a caer caiga quien caiga en el PP y no va a quedar ninguno. Me gustaría creerle, que va a poner fin a 30 años del PP incumpliendo leyes”, ha dicho el presidente, que ha aprovechado para exigir de nuevo a Casado que se avenga a negociar con el PSOE la renovación de órganos constitucionales como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Arrimadas y Sánchez escenifican el enfriamiento

También Arrimadas se ha sumado a los ataques por corrupción entre Sánchez y Casado. En su caso, ha podido arremeter contra ambos al recordar que su partido ha denunciado y apoyado comisiones de investigación sobre "el 3% en Cataluña, la Operación Kichen o la financiación irregular de Podemos".

Como Casado, Arrimada le ha preguntado "qué va a hacer " si un juez imputa a Iglesias. "Tiene dos opciones, seguir apoyando la corrupción tomar medidas", le ha indicado Arrimadas, que una vez más ha vuelto a negarse a negociar la renovación del CGPJ porque considera que es un "reparto de jueces" entre el PSOE y el PP. El Gobierno se inclina por limitar la subida fiscal de los Presupuestos al IRPF a partir de 130. 000 euros

El tono de la líder de Cs ha sido especialmente duro, en un momento en el que parece que Sánchez está ahora más inclinado a negociar los Presupuestos con ERC en lugar de dar un papel principal al partido naranja. Iglesia y la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, se reunirán este miércoles por separado con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, y dentro del Gobierno se da por hecho que, de momento, Unidas Podemos ha conseguido que Sánchez mire a los socios de la investidura para negociar las Cuentas.

El enfriamiento entre Sánchez y Arrimadas ya quedó patente la semana pasada cuando, dirigiéndose a Rufián, el presidente dijo que Cs forma parte de la "foto de Colón". Este lunes, el Gobierno empezó la semana matizando estas palabras y hoy mismo Sánchez ha concedido que Arrimadas trabaja para virar la dirección de Ciudadanos, pero también ha acercado este partido al PP.

Le ha recordado a Arrimadas que "están gobernando con el PP" y le ha pedido que, ya que está "un poquito más cerca" de lo de Casado, que les pida que accedan a negociar la renovación del CGPJ.