Prisión para una empleada que echó sedante en el café de una compañera de trabajo para que la despidieran

Prisión para una empleada que echó sedante en el café de una compañera de trabajo para que la despidieran
Una mujer italiana ha sido condenada a cuatro años de prisión por adulterar durante nueve meses el café de una compañera de trabajo con la intención de que bajara su rendimiento y la despidieran.

Según informa The Guardian, Mariangela Cerrato, de 53 años, preparaba a diario los cafés del equipo de trabajo en una empresa de seguros de Bra (Piamonte). Al capuccino de su compañera Alice Bordon le echaba un ingrediente extra: benzodiazepina en polvo.

Fue cuando la víctima sufrió un accidente de tráfico cuando empezó a sospechar. Después de que los médicos no vieran nada raro en ella, cayó en la cuenta de que empezó a sentirse mal cuando empezó a trabajar en esa empresa. Al ver el interés con el que Mariangela Cerrato la animaba a tomar café preparado por ella, se convenció de sus sospechas. Pudo guardar una muestra del café y tras mandarlo analizar, descubrió que llevaba una dosis "extremadamente alta" de benzodiazepina.

Tras avisar a la Policía y grabar en vídeo y en secreto a su compañera de trabajo, la denunció. Mariangela Cerrato niega los hechos.

La benzodiazepina tiene efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorrelajantes. Se usan para enfermedades como la ansiedad o el insomnio.