La Policía Local de Barakaldo incauta un perro de raza potencialmente peligrosa que causó la muerte de otro en Lutxana

Los hechos ocurrieron en Lutxana, cuando al parecer el perro salió de entre los árboles de la calle Alameda Serralta abalanzándose sobre un Yorkshire, mordiéndole en repetidas ocasiones y ocasionándole la muerte como consecuencia de las heridas causadas. A la llegada de la patrulla de la Policía Local el perro se había marchado y se desconocía la identidad de la propietaria del mismo, si bien vecinos de la zona que habían sido testigos de lo ocurrido facilitaron datos de referencia para poder realizar indagaciones de la posible tenedora del animal. La persona que estaba en posesión del animal no era quien figuraba en el registro general de identificación de animales de la Comunidad Autónoma del País Vasco, por lo que, según relataron los testigos, la tenedora actual carecía de licencia para la tenencia de esta raza de animales. Según ha indicado el Ayuntamiento de Barakaldo, durante estos meses pasados los vecinos de Lutxana no habían vuelto a ver al animal causante del incidente por la zona, pero semanas atrás la Policía Local fue alertada por los propios ciudadanos de la presencia de nuevo en el barrio de este perro de raza potencialmente peligrosa. Esta circunstancia había causado temor entre los dueños de perros que habitualmente pasean por la zona de Alameda Serralta y la Carretera Interfábricas. Con el fin de dar solución al problema, la Policía Local estableció un dispositivo para interceptar al perro mordedor y a su tenedora en colaboración con vecinos de Lutxana. En la tarde de ayer, uno de los vecinos que estaba en contacto con los agentes dio un dato a los agentes que permitió localizar al animal. Según ha destacado el Consistorio, la rápida actuación de la Policía Local permitió la identificación de la persona portadora del perro y la de este último a partir de la lectura del chip implantado. La Policía Local constató con el área municipal de Desarrollo Sostenible y Medio Natural que la mujer que acompañaba al animal carecía de licencia municipal para la tenencia de perros de la raza potencialmente peligrosa. Además, a través del registro general de identificación de animales, se comprobó que el titular del animal era otra persona diferente que no se encontraba en el lugar. También se comprobó la implicación de la mujer en un proceso judicial por el incidente registrado en junio y, sobre todo, que el propio registro de animales hace mención expresa a que el perro puede suponer un riesgo, pudiendo existir sobre el animal otras actuaciones con resultado de daños o lesiones. MEDIDA CAUTELARSegún ha manifestado, dado que no existía otra alternativa posible para la custodia del animal, la Policía Local tomó como medida cautelar el aviso a la empresa encargada por el Ayuntamiento para la recogida de animales, que trasladó al perro a sus instalaciones hasta que se tome una resolución definitiva. Esta decisión se tomará tras comprobar que el animal se encuentra al día en cuanto a su vacunación y que las condiciones higiénico-sanitarias del mismo son las correctas. El concejal del área de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Ángel Madrazo, se ha felicitado de que, de nuevo, la colaboración ciudadana haya sido "un elemento fundamental" para resolver un caso en Barakaldo, acompañada de una rápida intervención de la Policía Local. "Este incidente había causado alarma entre los vecinos de Lutxana", ha subrayado. Madrazo ha remarcado también que es "objetivo claro" de esta concejalía el estricto control de las normas establecidas respecto a la tenencia de perros de raza peligrosa y, en caso de no ser cumplidas, "se tomarán las medidas necesarias". Además, ha indicado que no van a descuidar la observación de las condiciones higiénico-sanitarias en las que los propietarios tienen a sus animales de compañía y, "en el caso de que se detecten animales en situaciones de descuido con riesgo para su vida, se tomarán también las medidas cautelares oportunas".