Así serán las playas este verano: aforo limitado, con cita previa para las hamacas y con distancias de seguridad

Así serán las playas este verano: aforo limitado, con cita previa para las hamacas y con distancias de seguridad
Una de las mayores mayores atracciones turísticas de España son sin duda las playas. Atraen tanto a gente del extranjero como a personas del interior del país, y las incógnitas que hay sobre como serán este verano parece que se van resolviendo poco a poco. 

El coronavirus ha trastocado los planes vacacionales de millones de familias, pero el turismo interior se plantea como la mejor solución posible. Por ello, ayuntamientos y comunidades quieren saber cuanto antes en qué condiciones tienen que distribuir sus playas para poder disfrutar de ellas sin riesgo de contagios. Las playas de Palma tendrán carteles informativos y habrá que mantener los dos metros de distancia en la fase 2

Como principales novedades, encontramos el aforo limitado, la posibilidad de usar drones para controlar a la gente, un aumento significativo de las señalizaciones o la eliminación de colas. Todo ello viene recogido en un documento no definitivo elaborado por el Instituto de Calidad Turística de España (ICTE), al que ha tenido acceso RTVE, y que deberá ser aprobado por el Ministerio de Sanidad. Aforo limitado dependiendo de las mareas

La playa tendrá una capacidad máxima. Esta es una de las principales medidas, y se calculará el aforo máximo será dividir la superficie total de la playa entre la distancia mínima de seguridad determinada por las autoridades sanitarias. Además, en muchas de ellas como en la de La Concha, en San Sebastián, tiene una gran variación de espacio en función de si la marea está baja o alta, por lo que se plantean diferentes aforos para estos casos, o el cierre de la playa cuando suba el nivel del mar. 

Por otro lado, el documento plantea "la posibilidad de establecer entradas y salidas diferenciadas en las playas con el fin de asegurar la distancia interpersonal", por lo que deja claro que una de las prioridades será mantener en todo momento las distancias de seguridad entre personas, ya sea dentro o fuera del agua. Aumento significativo de la señalización

Según el documento del ICTE, la imagen de las playas este verano van a ser diferentes en cuanto a la libertad de pasear por donde se quiera. Se plantea que haya una señalización de los espacios que puedan ser ocupados por las personas, a través de sombrillas por ejemplo, además de unos caminos indicados de salida y entrada separados. Además, todos los datos relativos al aforo, horario y resto de indicaciones deberá señalizarse de tal manera que todos los usuarios lo puedan ver.  Las zonas de sombrillas y hamacas pasan a estar controladas

Uno de los hábitos que más van a cambiar este verano será el de el uso de las hamacas y sombrillas de alquiler. En primer lugar, habrá una zona señalizada y separada en la que se puedan instalar este tipo de artículos. Además, se necesitará hacer reserva de las hamacas para que se desinfecten debidamente antes y después de su uso. Al igual que las personas, en todo momento estarán separadas por la distancia de seguridad y no se podrán mover. Las colas en duchas y aseos quedan prohibidas

Para aquellas playas que cuentan con aseos y duchas, se deberá establecer un protocolo de desinfección de las instalaciones, con la frecuencia que dicten desde el Ministerio de Sanidad. 

Para el caso concreto de los aseos, si son WC químicos no podrán abrir, si son más tradicionales, deberán cumplir los siguientes requisitos: Estar conectados a la red de saneamiento, contar con agua y jabón para el lavado de manos, papel o secador de manos y papelera de accionamiento no manual con bolsa interior.

En cuanto a las colas, no podrán formarse en los alrededores, sino que se deberá establecer un protocolo de espera para la gente que quiera usar los servicios y estén ocupados.  Chiringuitos o kioskos de playa, con distanciamiento

Para las actividades comerciales que existen en las playas, como los bares o chiringuintos, deberán guardar siempre la distancia de seguridad con los clientes, además de señalizar los lugares donde se puede esperar, para evitar aglomeraciones.