Indígenas piden a la Corte medidas para evitar genocidio por COVID en Brasil

Indígenas piden a la Corte medidas para evitar genocidio por COVID en Brasil
Las etnias indígenas de Brasil decidieron recurrir a la Corte Suprema para evitar un genocidio por la pandemia del coronavirus y, mediante un recurso interpuesto este martes, exigieron que el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro tome medidas para atender a los pueblos más vulnerables a la COVID-19. En la petición, los 305 pueblos indígenas, en su gran mayoría asentados en la Amazonía brasileña, señalaron que el Gobierno del líder ultraderechista tiene el deber de poner barreras sanitarias en sus territorios, contener las invasiones y ejecutar un plan de emergencia para combatir la enfermedad. El recurso, que pide una decisión cautelar de la Corte, fue presentado por la Articulación de los Pueblos Indígenas (Apib), junto con seis partidos políticos, según informó este martes la propia Apib por las redes sociales. Según el Comité Nacional para la Vida y la Memoria Indígena, el nuevo coronavirus ya se ha extendido a todos los territorios indígenas de Brasil y ha contaminado al menos a 9. 414 indígenas y causado la muerte de 380. Estas cifras no incluyen las de los pueblos indígenas aislados, es decir, aquellos que no tienen contacto ni con otras etnias y que por lo mismo son los más vulnerables a la COVID-19, pero el pedido también busca proteger a estos grupos. Hábitos culturales del cotidiano indígena, como compartir casas y utensilios, hacen difícil contener el virus entre estos grupos en caso de contaminación, señala el Instituto Socioambiental (ISA), organización no gubernamental que realizó el estudio en el que se basó el recurso presentado por los indígenas. A eso se suma que viven en aldeas lejanas de los centros urbanos, donde no cuentan con servicios de salud ni equipos esenciales para tratar la COVID-19, como los respiradores. De acuerdo con el estudio de ISA, durante la pandemia se ha registrado un incremento de las invasiones a tierras indígenas por parte de mineros ilegales y taladores de madera, una problemática que, según la organización, puede aumentar en el segundo semestre. "Garimpeiros (mineros ilegales), acaparadores de tierras y deforestadores no detuvieron sus actividades durante la pandemia. Por el contrario: se han intensificado. La situación es crítica, ya que los invasores están en constante circulación entre ciudades y los territorios indígenas y pueden llevar el coronavirus a esos territorios", explicó ISA en un comunicado. Por eso, los indígenas piden que el Gobierno instale barreras sanitarias en las tierras indígenas para evitar el ingreso de los invasores. Asimismo, que sean expulsados los invasores que actualmente ocupan las tierras indígenas Yanomami, Karipuna, Uru-Eu-Wau-Wau, Kayapó, Araribóia, Munduruku y Trincheira Bacajá, que se encuentran entre las más afectadas en la Amazonía brasileña. El recurso también solicita que todas las etnias, sin importar si viven en la ciudad o en las reseravas, sean atendidas por el Sistema de Salud Indígena vinculado al sistema público de salud.