Jornada de caos y contradicciones en Madrid: no a "confinamientos selectivos", sí a las restricciones

Jornada de caos y contradicciones en Madrid: no a "confinamientos selectivos", sí a las restricciones
La Comunidad de Madrid vivió este miércoles una jornada de confusión y desconcierto a cuenta de las hipotéticas restricciones que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso comenzará a aplicar a finales de esta semana o a comienzos de la siguiente. El caos fue una constante a lo largo de todo el día, con declaraciones contradictorias de diferentes miembros del Ejecutivo autonómico y la consiguiente incertidumbre entre la población.

La jornada comenzó con el anuncio de "medidas drásticas", entre las que se encontraban los "confinamientos selectivos" por áreas básicas de salud y limitaciones a la movilidad, por parte del viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, responsable del Plan COVID-19 de la Comunidad. Todo ello, con el objetivo de "disminuir el número de contagios y proteger a la población". Madrid plantea "medidas drásticas" y "confinamientos selectivos" para frenar los contagios

Entre los motivos esgrimidos por el viceconsejero para justificar esta decisión, destacan los comportamientos irresponsables de parte de la ciudadanía, como los botellones, las fiestas o los continuos incumplimientos de cuarentenas, que han expuesto al virus a "cientos de personas" en la Comunidad. Asimismo, Zapatero recalcó que Madrid "quiere adelantarse" y "tomar medidas" de cara a la llegada del otoño y el invierno y las enfermedades respiratorias.

Zapatero avivó más aun la polémica al afirmar que se lo había comunicado a la presidenta, Díaz Ayuso, por medio de un mensaje de WhatsApp. Las reacciones no tardaron, y varios medios citaban al entorno de Ayuso para desmentir lo anunciado. 

Tampoco se hicieron esperar las críticas de prácticamente todos los partidos que no forman el Gobierno. Por la derecha, la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, exigió al Ejecutivo regional que diera información concreta y evitara la "incertidumbre". Por la izquierda, PSOE, Podemos y Más Madrid no dudaron en censurar la actuación de los de Ayuso, a los que acusaron de ser "incapaces de coordinarse" y provocar un "esperpento".

Tras el anuncio, la Comunidad de Madrid decidió suspender la habitual rueda de prensa del vicepresidente del Gobierno, Ignacio Aguado, tras la reunión del Consejo de Gobierno. La comparecencia, que había sido anunciada a las once de la mañana, fue cancelada a las 13. 49, algo que solo ocurre en casos excepcionales, cuando coincide con celebraciones. Fuentes del Ejecutivo regional han explicado que esta decisión obedeció a que no había anuncios de calado y que las preguntas versarían sobre las futuras restricciones. Madrid contempla la reapertura del hospital de emergencia de Ifema por la elevada transmisión del coronavirus

Horas después de la comparecencia del viceconsejero, ya por la tarde, trascendió que, entre las medidas barajadas por el Ejecutivo autonómico para frenar el elevado nivel de transmisión del coronavirus, se encontraba la reapertura del hospital de emergencia que se habilitó en Ifema. Según adelantó El Mundo, la recuperación de esta instalación estaría directamente relacionada con el hecho de que la presión asistencial actual sobre las camas de UCI roza el 40% en Madrid.

La jornada concluyó con una nueva vuelta de tuerca con las declaraciones del consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, en la Cadena Ser, donde matizó las palabras de Zapatero y descartó que la Comunidad contemplase "confinar". En ese sentido, aseguró que las autonomías "no poseen esa capacidad", sino que corresponde al Gobierno de Pedro Sánchez, y señaló que "establecerán restricciones a la movilidad" y "la gente podrá ir a trabajar o llevar a los niños al colegio". Unas explicaciones que solo sirvieron para acrecentar la incertidumbre y el desconcierto entre la ciudadanía.

Comentarios