Los denunciantes de las devoluciones en caliente, decepcionados: "Ya no hay tribunal de derechos humanos sino de los derechos de los gobiernos"

Los denunciantes de las devoluciones en caliente, decepcionados: "Ya no hay tribunal de derechos humanos sino de los derechos de los gobiernos"
Con "sorpresa", "preocupación" y "enfado". Así han reaccionado los impulsores del caso tras conocer que la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha avalado este jueves las devoluciones en caliente en la frontera española, anulando su condena a España de 2017 por estas prácticas. "Es difícil encontrar palabras. Es más difícil confrontar un texto jurídico escrito sin memoria histórica, sin imaginación y sin empatía", ha dicho en una rueda de prensa Wolfgang Kaleck, fundador del Centro Europeo de Derechos Constitucionales y Humanos (ECCHR), que apoyado a los demandantes N. D y N. T en su batalla en Estrasburgo contra su expulsión en la valla de Melilla. "Estamos realmente sorprendidos. Declarar que hubo otras posibilidades legales en la frontera va contra la realidad de la frontera entre España y Marruecos claramente", ha proseguido en referencia a una de las claves del fallo de la Corte, que ha concluido que "la falta de un estudio individualizado" de cada caso, como obliga el Convenio Europeo de Derechos Humanos, "podía atribuirse al hecho de que los solicitantes no habían utilizado los procedimientos oficiales de entrada existentes para ese fin, y que, por lo tanto, [la devolución] había sido una consecuencia de su propia conducta". En la misma línea se ha expresado Hanaa Hakiki, letrada de la asociación alemana, que ha dicho que es "falso" que los migrantes subsaharianos puedan acceder a solicitar asilo en el puesto fronterizo de Beni Ensar, junto a la ciudad de Melilla. También ha agregado que el fallo se ha elaborado desde una "perspectiva punitiva". "Es decir, si una persona entra de forma irregular no puede gozar de los derechos del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Este era uno de los principales argumentos del Gobierno español", ha indicado. Por su parte, José Palazón, fundador de Prodein y una de las principales voces en la frontera sur contra las devoluciones en caliente. "Creo que los jueces no son conscientes de la trascendencia que va a tener esa decisión que ha tomado hoy, que va a afectar a todos los inmigrantes y a todos nosotros", ha asegurado. Asimismo, ha insistido en su preocupación por el hecho, dice, de que el Tribunal de Estrasburgo "ha sido para muchas personas el único recurso fuera del país para sostener los derechos dentro de Europa". "Siempre han sido los tribunales exteriores los que han hecho que la lucha y el esfuerzo de todos para defender los derechos fueran defendidos", ha apostillado. "Nos han quitado una institución fundamental. Creo sinceramente que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos deja de ser una referencia en derechos humanos. Ya no hay tribunal de derechos humanos, hay un tribunal del derechos de los Gobiernos y corporaciones fascistas que crecen por Europa, que se deja influenciar políticamente y al que le da miedo defender los derechos humanos", ha criticado Palazón. Por último, Gonzalo Boye, uno de los dos abogados que han representado a los demandantes, ha comentado que van a analizar en detenimiento una sentencia que considera que contiene "errores" y "contradicciones". "Es peligroso y grave, porque hablamos de una doctrina que podría resumir en que cualquier persona que se coloca fuera del marco legal deja de ser sujeto de los derechos de la convención", ha dicho. "Confío en que la sentencia no pase a consolidar una doctrina, sería muy grave, me preocupa muchísimo que una persona que traspase una norma administrativa pierda sus derechos". La sentencia es firme, ha recordado, pero también ha enfatizado que continuarán litigando contra las devoluciones en caliente en otros procedimientos. Con la misma idea ha zanjado Palazón su intervención: "La partida la han ganado ellos, los jueces, pero la lucha sigue".