Citroën recupera el C4 y lo fabrica en Madrid

Citroën recupera el C4 y lo fabrica en Madrid
Hace muy pocas fechas Citroën adelantó algunas imágenes y unos mínimos datos del nuevo C4, pero hoy ya lo ha presentado oficialmente “en sociedad”. Y por lo que hemos visto y oído, la verdad es que convence, entre otras cosas porque plantea algo cuando menos “distinto” dentro del segmento de los compactos.

No entraremos en si es un concepto totalmente nuevo o no, ya que la “fusión” está de moda en todas las facetas de la vida, pero Citroën ha cogido los aires de coupé que tenía el clásico GS, le ha dado unas formas más musculosas y lo ha distanciado del suelo como los SUV que están ahora tan de moda.

El resultado es un conjunto que mide 4,3 metros de largo, 1,8 de ancho y 1,5 de alto, con unas soluciones estéticas en el frontal y la zaga muy originales en las que las ópticas LED tienen mucho que decir, y con unas protecciones inferiores que protegen toda la parte inferior del perímetro. Tampoco faltan los Airbump, ahora de diseño mucho más recatado.

Por dentro destaca la simplicidad de las formas, una vez más gracias a la digitalización, que permite tener lo imprescindible en la consola y en el panel de instrumentos. Precisamente, la pantalla del cuadro de instrumentos es de alta definición, mientras que la del sistema multimedia, de 10 pulgadas, destaca por su poco espesory su elegante diseño, en consonancia con el resto del ambiente.

La distancia entre ejes, que es ligeramente superior a los 2,6 metros, ha permitido que todas las plazas sean amplias, y de hecho los ocupantes de atrás tienen un espacio para las piernas que Citroën asegura será la máxima del segmento. Los asientos Advanced Confort también mejoran y se estrenarán en el nuevo C4 como una evolución.

En total Citroën ha planteado para su nuevo compacto hasta 31 combinaciones de color exterior y un total de 5 ambientes interiores, así que habrá mucho donde elegir para personalizar a gusto del consumidor. Así es el Citroën C4 de nueva generaciónUna versión electrizante: el ë-C4


Como adelantamos en su día,la gran novedad de la gama es la versión eléctrica ë-C4, y ya conocemos más detalles. El motor será el que PSA ha estrenado con gran éxito en el Opel Corsa-e o en el Peugeot e-208, entre otros muchos. Tiene de 100 kW de potencia (el equivalente a 136 CV) y está asociado a una batería de 50 kWh, lo que le permite tener una autonomía media de 350 km, conseguir una velocidad máxima limitada a 150 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 10 segundos.

El tiempo de recarga va desde los escasos 30 minutos que tarda en conseguir el 80% de energía en un punto rápido de 100 kW a las 15 horas que necesita para recuperar el cien por cien en una toma doméstica reforzada, pero en un cargador de 11 kW, de los que se pueden instalar en casa (con cable trifase), solo tarda 5 horas.

Pero no solo de electricidad vivirá el C4: la gama también contempla dos motores diésel BlueHDi de 110 y 130 caballos, y otros tres gasolina con potencias que van de los 100 a los 155 CV, pasando por uno con 130 CV. Los más potentes se podrán combinar con una transmisión automática de 8 marchas, además de con la manual de 6 velocidades.

Y como es preceptivo en un coche de última generación, el nuevo C4 contará con hasta veinte teconologías de ayuda a la conducción y seis de conectividad.

Con todo, el nuevo C4, que como hemos dicho al principio es el principal modelo de Citroën que se produce en la planta de Villaverde de Madrid, se podrá pedir a partir de septiembre y las primeras unidades se espera que se entreguen antes de que finalice el presente año.