San Sebastián pide colaboración ciudadana para evitar el acceso a La Concha dos horas antes y después de las pleamares

San Sebastián pide colaboración ciudadana para evitar el acceso a La Concha dos horas antes y después de las pleamares
Garmendia ha recordado que, a partir de este próximo lunes, con la entrada en la fase 2 de la desescalada, se permite el uso de las playas para tomar el sol o darse un baño, "siempre respetando las distancias de seguridad entre personas, de un mínimo de dos metros". En ese sentido, ha incidido en que en el caso de la playa de La Concha "el espacio viene condicionado por las mareas" por lo que ha pedido "encarecidamente" a los usuarios que "dos horas antes de la pleamar y hasta dos horas después no estén en la playa de La Concha al no poder garantizarse las distancias necesarias entre personas". Asimismo, ha resaltado que la temporada oficial de playas "no está en marcha" y, por lo tanto, no habrá servicios de socorrismo, cabinas, urinarios y demás. "Insistimos en la concienciación y responsabilidad de toda la ciudadanía para no convertir nuestras playas, especialmente La Concha, en un problema", ha señalado la concejala. Tanto la playa de Zurriola como la de Ondarreta no tendrán ese acceso restringido, mientras que en La Concha estará limitado. "Solo se podrá acceder y salir de la playa a través de las rampas y de las escaleras ubicadas a la altura del club Eguzki. El resto de escaleras estarán cerradas permanentemente", ha apuntado Garmendia. La primera rampa, la ubicada junto a la plaza Cervantes, será de entrada y salida, debidamente separada por vallas y con carteles informando del sentido de dirección. En la zona de los Relojes, la rampa más cercana al Ayuntamiento, será de bajada y la más próxima a la Perla, de salida. Las únicas escaleras abiertas, junto al Eguzki, disponen de barandilla central y, por tanto, tendrán ambas direcciones. Desde el Ayuntamiento se informa que las playas, salvo en las escaleras cerradas permanentemente, no tendrán cierres físicos. Tras apelar "una vez más a la responsabilidad para un buen funcionamiento de las mismas", el Consistorio donostiarra ha advertido de que la Guardia Municipal podrá intervenir "en caso de incumplimiento de flagrante de estas medidas y para garantizar la seguridad de todos".