Al menos 17 inmigrantes, sometidas a cirugías ginecológicas innecesarias en un centro de detención de EE UU

Al menos 17 inmigrantes, sometidas a cirugías ginecológicas innecesarias en un centro de detención de EE UU
Al menos 17 mujeres fueron sometidas a cirugías innecesarias, incluyendo histerectomías (extracción del útero), en un centro de detención de inmigrantes en Georgia (EE UU), según denunció este miércoles una congresista estadounidense, que junto a 173 representantes pidió una investigación oficial sobre estos casos.

La representante federal por el estado de Washington Pramila Jayapal dijo que recibió la información de tres abogados que representaban a mujeres que fueron recluidas en el Centro de Detención del condado de Irwin, en Ocilla, en el estado de Georgia, y sometidas a "procedimientos invasivos y forzados por un ginecólogo" relacionado con esa prisión.

"Parece que puede haber al menos de 17 a 18 mujeres que fueron sometidas a procedimientos médicos ginecológicos innecesarios de un solo médico, a menudo sin el consentimiento o conocimiento apropiado, y con la clara intención de esterilización", declaró Jayapal en una declaración a la prensa.

La denuncia de la congresista surge después de que varias organizaciones defensoras de los derechos civiles presentaran el lunes una queja ante la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) basada en el testimonio de Dawn Wooten, una enfermera que trabajó en esa prisión para indocumentados.

La enfermera denunció una serie de "prácticas peligrosas" que ocurren en Irwin, entre ellas la extirpación del útero de varias mujeres.

"Desde que se conoció la historia inicial, tengo entendido que hay al menos cinco abogados independientes que representan a mujeres que se han encontrado a sí mismas como parte de este patrón horrible, sometidas a esterilizaciones forzadas innecesarias o procedimientos médicos durante los últimos años", dijo la congresista. "Horrorizados"

Este miércoles, Jayapal y sus colegas Jerrold Nadler, Judy Chu y Zoe Lofgen encabezaron una petición de 173 congresistas en la que urgen a la Oficina del Inspector General del DHS a abrir una investigación inmediata sobre las denuncias de histerectomías.

"Estamos horrorizados al ver informes de histerectomías masivas realizadas a mujeres detenidas en las instalaciones sin su consentimiento. . . Todos, independientemente de su estatus migratorio, su idioma o su encarcelamiento, merecen controlar sus propias opciones reproductivas y tomar decisiones informadas sobre sus cuerpos", dijeron los legisladores.

"Solicitamos que su oficina abra inmediatamente una investigación para examinar a fondo las acusaciones planteadas", agregaron los representantes, que también instaron al Congreso a investigar las denuncias. La respuesta de las autoridades

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), por su parte, anunció este miércoles que abrirá una pesquisa independiente sobre las denuncias de histerectomías a mujeres presas en el Centro de Detención de Irwin.

El ICE, sin embargo, "disputa con vehemencia la implicación de que los detenidos sean utilizados para procedimientos médicos experimentales", dijo Ada Rivera, directora médica del Cuerpo de Servicios de Salud de la agencia, en una declaración enviada a Efe.

Rivera indicó que desde 2018, "solo dos personas en el Centro de Detención del Condado de Irwin fueron remitidas a profesionales médicos certificados y acreditados en instalaciones de atención médica ginecológica y obstétrica para realizar histerectomías, en conformidad con los estándares de la Comisión Nacional de Atención Médica Correccional (NCCHC)".

"Según sus evaluaciones, estos especialistas recomendaron histerectomías. Estas recomendaciones fueron revisadas por la autoridad clínica del centro y aprobadas", explicó la fuente. "Completamente antiético"

Azadeh Shahshahani, directora legal de Project South, una de las organizaciones que presentó la queja ante (DHS), se mostró satisfecha de que el Congreso de Estados Unidos se esté involucrando en esta situación que ha ocurrido en ese centro de detención de Georgia, operado por la empresa privada LaSalle Corrections.

"No podemos verificar la veracidad del número de mujeres afectadas, quizá el número sea mayor, pero estamos contentos de que más personas estén saliendo a hablar sobre este asunto", dijo Shahshahani en declaraciones a Efe.

Para la ginecóloga Jennifer Conti, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, denuncias de intervenciones quirúrgicas como estas deben ser tomadas en serio e investigadas a fondo.

"Como doctora, como ginecóloga, que he practicado histerectomías como parte de mi práctica, sería complementamente antiético hacer estas cirugías sin el consentimiento de los pacientes. Esto sería una violación de sus derechos humanos", declaró Conti a Efe.

La doctora dijo que cada vez menos mujeres en Estados Unidos son sometidas a estas operaciones, en las que se remueve el útero por algún problema médico, porque existen otras opciones de tratamiento, que no son necesariamente quirúrgicas.