Polémica por la regulación del 'motorsharing' en Barcelona que plantea un escenario con 16 nuevas operadoras

Polémica por la regulación del 'motorsharing' en Barcelona que plantea un escenario con 16 nuevas operadoras
El pasado 7 de febrero el Ajuntament de Barcelona adjudicó provisionalmente las licencias de motosharing y bicisharing para los próximos tres años en la ciudad. Anteriormente cinco empresas ofrecían el servicio de motosharing y ahora serán veinte y una. 

La polémica no se ha hecho esperar entre los usuarios y la opinión mayoritaria es que la fragmentación en el sector perjudicará a los usuarios ante la mayor dificultad para encontrar un vehículo disponible y la obligación de utilizar casi veinte aplicaciones diferentes en el teléfono móvil. En Twitter los ciudadanos han sido críticos con la nueva medida del Ajuntament.

BCN té uns 300. 000 motoristes aprox. No es pot prescindir d'aquest mitjà de transport pq BCN no té capacitat operativa d'assumir 300. 000 nous usuaris de trans. públic. I si a sobre posem traves a sistemes de mobilitat sostenible com el #motosharing elèctric, ''apaga y vámonos''— Arnau Vives i Juan 🇪🇺🎗 (@arnauvivesjuan) February 12, 2020

El que queda clar amb la fragmentació del #motosharing per part del @bcn_ajuntament és que serà més complicat trobar moto i dur 21 app al teléfon. . . així que creadors d apps el primer en fer una que n’agrupi totes es farà d’or @e_Cooltra#barcelona— David Paixà Baños (@DavidPaixa) February 11, 2020

El Ayuntamiento ha otorgado, de forma provisional, 6. 958 licencias repartidas entre el total de empresas solicitantes. Oriol Marimon-Clos, CEO de Ecooltra, una empresa que opera desde 2016 en Barcelona, apunta que "antes de entrar esta regulación ya eran 6. 050 motocicletas gestionadas entre las cinco empresas existentes. Eso es un 87% del número total que ha sido adjudicado ahora. El mercado estaba casi copado". La situación actual es que cada empresa ha recibido algo más de trescientas licencias con las que trabajar.

Marimon-Clos explica que "nosotros tenemos 2. 300 motos en modalidad de flota libre. Ahora podremos ofrecer 331. Somos la empresa pionera, la que arriesgó por el modelo de negocio. Posteriormente aparecieron otras, es lógico. Las cinco que ya operábamos en la ciudad hemos recibido en esta adjudicación un 27% de las licencias".

El Ajuntament enfoca esta medida con el objetivo de preservar el espacio público de la ciudad, promover una movilidad más sostenible, reducir la contaminación, reducir el uso del vehículo privado y promover el sistema de sharing. El CEO de Ecooltra cree que "pone en peligro el sistema de negocio" y añade que "los que lo sufrirán son los usuarios porque puede que se perjudique la calidad del servicio".

"Nosotros contamos con 330. 000 usuarios que han confiado e nosotros y nos preocupa la calidad del servicio que podamos ofrecerles". También ha expresado la preocupación de que algunas de estas empresas que aparecen entre las dieciséis nuevas sean "cazadores de licencia". Sin embargo, uno de los puntos a cumplir según el comunicado del Ajuntament es que las licencias no podrán ser cedidas ni transmitidas.

La adjudicación de las licencias también trae consigo un paquete de obligaciones a cumplir, como que exista una geolocalización permanente del vehículo, que las motocicletas mal aparcadas se reubiquen en menos de 24 horas o que no se concentre más del 50% de las motos en el centro de la ciudad.

A las empresas que ya operaban en Barcelona -Scoot, Ecooltra, Acciona, Yego y Movo- se han añadido dieciséis nuevas, entre las que se encuentran Quasar Mobility, Uualk, Avant Fullstep o Ecohibrid Protea. 

Desde que se publicó esta adjudicación, el pasado 7 de febrero, se abrió el plazo para presentar la documentación necesaria por parte de las empresas, antes de que sean otorgadas de forma definitiva, por lo que pueden surgir variaciones. Oriol Marimon-Clos apunta que desde la empresa Ecooltra "esperamos que se llegue a una buena solución por el bien de la ciudad y esperamos poder seguir trabajando con el Ajuntament". 

La empresa ha creado una página web donde puede leerse el manifiesto que recoge el posicionamiento ante esta situación y donde hay habilitada una plataforma de recogida de firmas.