Jesús Vázquez ataca a los políticos por su gestión de la pandemia del coronavirus

Jesús Vázquez ataca a los políticos por su gestión de la pandemia del coronavirus
Este sábado, Jesús Vázquezha estallado a través de las redes sociales, criticando la gestión de la pandemia por parte del mundo de la política. 

"Guarden los garrotes y empiecen a arrimar el hombro de una vez, y si no saben hacerlo, señorías, váyanse", expresaba enfadado el presentador, mencionando a Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias, Santiago Abascal e Inés Arrimadas. 

"Ustedes nos piden que hagamos esfuerzos, que nos sacrifiquemos cada vez más, que llevemos mascarilla, que usemos gel, que nos distanciemos, que nos confinemos. La mayoría, salvo cuatro desgraciados, cumplimos, lo hacemos convencidos de que es nuestra parte del trato para salir de esta. Incluso aunque se pierdan nuestros negocios o nuestra vida se vaya al traste, nosotros cumplimos. Y mientras, ¿ustedes qué hacen?", criticaba.

El presentador tildó de "espectáculo bochornoso de su mediocridad, de su incapacidad, de su ansia de poder" a los enfrentamientos que están protagonizando los dirigentes de los principales partidos políticos por la gestión de esta situación. 

"Sus trifulcas barriobajeras que han convertido el Congreso en una corrala, arrastrando por el fango la institución que nos representa", sentenciaba. "Como ciudadano español les exijo que ayuden o se aparten, que dejen sus ridiculas reyertas y se pongan a remar juntos de una puñetera vez, que ayuden a salvar vidas y a sacar a España del abismo económico al que se enfrenta"

También quiso recordar a las víctimas y los sanitarios que luchan contra las consecuencias del virus en los hospitales. 

"Ayer murieron 222 españoles, una cifra intolerable, que apenas fue noticia. 222 familias destrozadas que ni siquiera pudieron despedirse de los suyos. Ayer, miles de sanitarios a los que ustedes les encanta llamar héroes, mientras les dejan sin recursos ni armas para combatir esta plaga, llegaron a sus casas deprimidos, furiosos y exhaustos, con la frustración en sus corazones de haber perdido otras 222 almas. ", recordó.