Sánchez nombró a Illa para Sanidad con idea de que le dedicara poco tiempo y se centrara en Cataluña

Sánchez nombró a Illa para Sanidad con idea de que le dedicara poco tiempo y se centrara en Cataluña
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decidió en enero encomendar al actual ministro de Sanidad, Salvador Illa, ese departamento, con la intención de que le dedicara dos días a la semana y pudiera concentrarse el resto del tiempo en pilotar otra desescalada, la del conflicto nacionalista catalán, ante el desconocimiento que tenía de cómo la pandemia de coronavirus golpearía, entre otros muchos países, a España.

Así lo revela el libro La coalición frente a la pandemia, recién publicado por los periodistas de LaSexta María Llapart y José Enrique Monrosi en la editorial Península, que repasa la trayectoria del Gobierno del PSOE y Unidas Podemos desde que no fructificaron las negociaciones para formarlo en julio de 2019 hasta el inicio del proceso de desescalada de la lucha contra el coronavirus un año después.

Uno de sus pasajes, narra la llamada del pasado 10 de enero en la que Sánchez, que tenía claro que debía dar un ministerio al por entonces solo secretario de Organización del PSC para que ayudara en el propósito de reconducir a vías políticas y de diálogo el conflicto nacionalista de Cataluña, le saca precisamente de una reunión de partido para ofrecerle Sanidad.

Según el relato de Llapart y Monrosi, Sánchez le habría comentado: "Oye, te llamo porque quiero que formes parte de mi Gobierno. Estoy cerrando la estructura y tengo claro que quiero que estés". Y, tras agradecerle el elegido el honor y la confianza, el presidente habría tanteado: "Lo que igual te sorprende un poco es la cartera que te he asignado".

La conversación habría seguido así: "Sorpréndeme". "Pues he pensado para ti la cartera de Sanidad". "¿Sanidad?", "Sí". "Pues sí que me sorprendes, presidente" Y en este punto Sánchez le habría explicado su razonamiento. Pocas competencias

"En primer lugar, porque es un sitio que requiere habilidades negociadoras con los sindicatos y con las comunidades autónomas porque son ellas las que tienen todas las competencias. Y, en segundo lugar y muy importante, precisamente porque vas a tener pocas competencias, yo creo que es un ministerio que te va a dejar tiempo y espacio para seguir haciendo política con Cataluña".

"Con Cataluña hay que mantener un hilo directo durante toda la legislatura, y tú has demostrado que eres capaz de llegar a acuerdos con los independentistas. Hablando claro: yo quiero que tú dediques un par de días a la semana a las cosas que tengas propiamente del Ministerio, y que el resto del tiempo juegues ese otro rol que te comento", habría terminado de exponer Sánchez a Illa, quien el pasado jueves le sustituyó como compareciente le Gobierno para explicar la declaración de un estado de alarma, en este caso en la Comunidad de Madrid.

El libro de Llapart y Monrosi también se hace eco de una de las llamadas de felicitación que recibió Illa al conocerse la noticia: la de la exministra y hoy eurodiputada del PP Dolors Montserrat, cuyas palabras también resultan retrospectivamente llamativas ante la evolución que siguieron los acontecimientos.

"Enhorabuena, Salvador. Vas a disfrutar muchísimo. Desde luego, es un ministerio muy agradecido y que te va a permitir hacer cosas muy bonitas", le dijo la europarlamentaria popular.

Más atinada en su pronóstico se mostró Montserrat cuando le advirtió: "Con lo único que tienes que tener cuidado es con los temas de salud pública". Y en todo caso le tranquilizó: "Ahí tienes una cosa que se llama el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, que son gente buenísima. Están en la misma planta de tu despacho. El director creo que se llama Fernando Simón. Ve a conocerlo, es una gran persona". Tardarían dos meses en hacerse involuntariamente inseparables.