El coste laboral en el textil se reduce un 16,6% en el trimestre del confinamiento

El coste laboral en el textil se reduce un 16,6% en el trimestre del confinamiento
El coste laboral en el textil cae durante el confinamiento. En el segundo trimestre del año, marcado por el estado de alarma y la hibernación durante dos semanas, cada trabajador de la industria textil en el país supuso a las empresas un coste de 2. 012,14 euros de media al mes, un 16,6% menos que en el mismo periodo de un año atrás, según la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (Etcl). La evolución se debe en gran parte a los expedientes de regulación temporal de empleo (Erte), ya que sus afectados son remunerados con prestaciones públicas, y no con salarios, aunque continúen formando parte de la plantilla de la empresa-Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la hostelería es la sección de actividad donde los Erte han motivado a un mayor descenso del coste laboral por trabajador, mientras que las industrias manufactureras y el comercio al por mayor y menor son casos “intermedios”. El impacto más importante del Covid-19 se aprecia tanto en la reducción del coste laboral como en el número de horas efectivamente trabajadas en este trimestre, que bajó un 18,1%. En el conjunto de los sectores económicos en España, el coste laboral de las empresas se situó en 2. 442,9 euros por trabajador y mes, lo que supone un descenso del 8,3% respecto al mismo periodo del año anterior. La confección fue el subsector de la moda que más redujo su coste laboral por trabajador en el segundo trimestre de 2020, con un descenso del 23,1%. Cada empleado supuso a la empresa 2. 019,7 euros entre marzo y mayo. En la industria del cuero y del calzado, por su parte, el coste laboral por trabajador se redujo un 18,6% en el segundo trimestre del año, hasta 1. 691 euros de media por cada empleado. En términos intertrimestrales, el coste laboral por trabajador en el textil descendió un 7,07%, mientras que en los sectores de la confección y el calzado el retroceso fue del 10,4% y del 12,5%, respectivamente. El grueso del gasto en el sector de la moda corresponde al coste salarial, que copó el 72,6% en el textil, el 78,7% en la confección y el 70,6% en el calzado. El resto corresponde a percepciones no salariales, cotizaciones obligatorias y subvenciones y bonificaciones a la Seguridad Social.