Estudiantes universitarios y la formación desde casa: un intento de normalizar la situación excepcional por el coronavirus

Estudiantes universitarios y la formación desde casa: un intento de normalizar la situación excepcional por el coronavirus
Todos estamos sufriendo la situación de la crisis sanitaria. Unos días antes de que se decretase el estado de alarma eran ya varias las Comunidades Autónomas que suspendían las clases en todos los niveles educativos. 20minutos ha hablado con estudiantes de grado, máster, doctorado y oposiciones para ver cómo han cambiado sus rutinas y cómo están llevando la adaptación a los contenidos online. Mapa del coronavirus en España: cifra de muertos, contagios y recuperados

Algunos realizan videoconferencias con sus profesores, otros tienen los archivos de apuntes colgados en alguna plataforma web y otros siguen adelantando contenido para los exámenes públicos. Aún así, las dudas los asaltan: fechas de exámenes, vuelta a las clases presenciales e incluso el poder irse a un país extranjero con el programa Erasmus el curso que viene. Todo pende de un hilo. Carmen Cernadas es estudiante de Filología Inglesa en la USC. CedidaCarmen ve peligrar su futuro Erasmus en Lyon

"Lo que venga depende de en qué derive la situación actual con el coronavirus. Lo ideal sería que se reanudara la actividad lectiva con normalidad. En mi opinión, creo que se va a intentar finalizar el curso mediante la docencia virtual. Una vez haya que hacer exámenes finales, dependiendo del estado en el que nos encontremos, se aplazarán o no. La verdad, no me importaría tener que hacer los exámenes en julio si eso me da la seguridad de que voy a tener el curso libre para irme de Erasmus a Lyon (Francia) el año que viene, si todo sale bien”, comenta Carmen Cernadas.

Ella es estudiante de segundo año de Filología Inglesa en la Universidad de Santiago de Compostela y comenta que está siguiendo las clases con apuntes que proporcionan los docentes y con algún vídeo explicativo. “En mi universidad, los profesores suelen apoyarse bastante en el Campus Virtual a la hora de proporcionar material de estudio. Esta ha sido la principal vía por la que se han ido adaptando, de formas distintas, a la docencia virtual".

“También tenemos videos explicativos hechos por los propios docentes, documentales, la habilitación de un chat, ejercicios online y tests. Algunos días hemos trabajado mediante Microsoft Teams”, continúa. "Por el momento está funcionando bien y los profesores están muy atentos ante cualquier duda que nos pudiera surgir"

Carmen sigue prefiriendo las explicaciones de forma presencial, pero también valora el esfuerzo de adaptarse en esta situación. "A pesar de que la docencia cara a cara me parece muy difícil de sustituir, la verdad es que por el momento está funcionando bien y los profesores están muy atentos ante cualquier duda que nos pudiera surgir". Los cambios en los exámenes son una de las desiones a gestionar más complejas: "Han tenido que retrasarme un examen parcial y un par de presentaciones orales. Algunos profesores han optado por la opción de enviarles una grabación de nuestra presentación oral. "

Carmen, que participa habitualmente en el Club Debate Compostela, también está aprovechando para mantener, en la distancia, estas actividades: “Esta semana, que tenía más libre, he participado en un torneo de debate online, pues se tuvo que cancelar la liga interna del club de debate al que pertenezco. También he aprovechado para leer, dibujar y he hablado bastante con amigos por Skype”. Y así, estar en casa, se hace un poquito más ameno. María Prieto es estudiante de Medicina en la USC. CedidaLos estudiantes de Medicina en Santiago, sin clase

“En mi caso personal estoy matriculada en ocho asignaturas este semestre y tan solo un profesor, de una asignatura, nos está dando clase online. Tenemos otras muchas asignaturas que ni siquiera han abierto el Aula Virtual para colgar material. A compañeros de otros cursos les está pasando lo mismo. Y dentro de algunos que han colgado diapositivas, los hay que han publicado el mismo material que nos proporcionan en clase, y no nos sirve. Si tan solo nos ponen un Power Point sin añadir explicaciones, no nos sirve porque falta contenido”.

María Prieto está cursando Medicina en la Universidade de Santiago de Compostela y lleva varios días sin recibir información sobre lo que supondrán todos estos cambios a nivel formativo. “También tenemos dudas con los exámenes, ya que no sabemos cuándo se van a hacer. Los exámenes tampoco dependen en sí del profesorado, sino que dependerá de cuándo se vuelva a clase y cómo se organice todo, pero nosotros seguimos estando en duda y no tenemos nada claro. Tememos que a la vuelta los exámenes sean todos juntos y que se nos acumulen de golpe”. "Aunque no respondan los profesores, pueden hacerlo desde la administración de la universidad"

Explica que en un ámbito como el suyo, lo primero es ser comprensivos, ya que muchos de los profesionales que les imparten clase están ahora mismo en los hospitales trabajando para curar a la gente, pero los estudiantes necesitan, dice, una solución. “Los delegados intentan comunicarse con el profesorado y algunos ni responden a los mails. Entendemos que, como sanitarios, estarán trabajando y ahora la preocupación principal son los pacientes, estamos de acuerdo, pero a nivel organizativo también hay que comprender que hay mucho alumnado que no sabe lo que se hará con la docencia. Y aunque no respondan los profesores, pueden hacerlo desde la administración de la universidad”.

Los estudiantes de Santiago de Compostela se organizaban hace unos meses para realizar asambleas, huelgas y diversas acciones como queja por la gestión de planes de estudio y prácticas en la USC. “Hace unos meses los universitarios hicimos movilizaciones para quejarnos por la dinámica de la universidad en la formación que estábamos teniendo, y ahora parece que vuelven a olvidarse del alumnado”. Sabela Teijeiro es estudiante de quinto de Medicina en la Universidad de Oviedo. CedidaLos estudios se llevan al día desde casa

“El tiempo que antes estaba en clase intento dedicarlo a organizarme y llevar los apuntes al día y también a hacer algo de ejercicio en casa”, comenta Sabela Teijeiro. Es estudiante de quinto curso de Medicina en la Universidad de Oviedo, y ahora emplea las horas en estudiar para intentar mantener la máxima normalidad posible.

“Algunos de los profesores han optado por las clases online, mientras que otros simplemente suben el contenido que tenían previsto. El sistema que utilizan son tanto presentaciones como algunos apuntes que suben al aula del campus virtual de la universidad con normalidad. Otros profesores optan por el Microsoft Teams para dar alguna clase vía telemática”, comenta Sabela. Cuando tienen alguna docencia a través del ordenador, es principalmente para que el alumnado pueda resolver preguntas que surjan: “Las clases son una forma de ayudar a esclarecer dudas sobre algunos puntos de la materia”.

En los grados de la salud las prácticas, irremediablemente, han sido suspendidas. Los exámenes y el Trabajo Final de Grado también están en duda ante este parón generalizado. “A nivel oficial ninguna fecha ni de exámenes ni TFG se han retrasado por el momento, pero tarde o temprano esto va a suceder. En el caso de grados de ciencias de la salud las prácticas han sido suspendidas, por ejemplo”. “Creo que irremediablemente el curso va a alargarse en lo que serían nuestras vacaciones de verano"

Las dudas sobre lo que puede pasar una vez termine el confinamiento ocupan la mente de muchos estudiantes estos días: “Creo que irremediablemente el curso va a alargarse en lo que serían nuestras vacaciones de verano, por lo menos las clases. Se está planteando también la opción de hacer los exámenes del segundo cuatrimestre en los meses finales de verano o septiembre”. Pau Solà es alumno del Máster en Periodismo Avanzado en Blanquerna. CedidaPau y sus compañeros, la velocidad de adaptarse

“Una vez decretada la cuarentena y cuando se dijo que la universidad cerraba, se dieron dos días para probar nuevas habilidades tecnológicas y plataformas y adaptar un poco las clases y reconstruir y reorganizar los horarios. A partir del martes siguiente ya empezamos a hacer las clases online. Son en la misma hora y en diferentes plataformas”, comenta Pau Solà, alumno del Máster de Periodismo Avanzado. Reporterismo de la Universitat Ramon Llull-Blanquerna, en Barcelona.

“Las clases no son excelentes, pero son más que correctas, desde mi punto de vista. El proceso de adaptación ha sido brutalmente rápido. La universidad ha tenido que reinventarse, reorganizar el horario, teníamos charlas importantes que han tenido que anular… Por suerte nuestras clases siguen bastante la estructura de una ponencia y no es tan complicado convertirlas a online. Sí que es verdad que algunos profesores no tienen ese bagaje tecnológico y tenemos también nosotros que tener cierto entendimiento con ellos. Nos adaptamos todos como podemos”. "Mi TFM ahora mismo se ha caído por todos los lados"

El Trabajo de Fin de Máster es ahora una de las grandes preocupaciones del alumnado que, además en el caso del periodismo, ve muy complicado realizar sus proyectos desde casa. “El TFM lo tengo bastante parado, ahora mismo. Yo hacía un tema sobre deportistas y cómo lo llevaban ellos en un Centro de Alto Rendimiento, también un poco con la visión de los Juegos Olímpicos. Mi TFM ahora mismo se ha caído por todos los lados porque también los Juegos Olímpicos están en duda… No sé cómo afrontarlo. De momento lo haré en verano, a ver si cambian un poco las cosas, y sino tendré que cambiar la temática”. Uxía Yáñez está haciendo un Doctorado en la Facultad de Veterinaria de Lugo. CedidaEl 'standby' de un Doctorado en Veterinaria

Uxía Yáñez lleva a cabo en la Facultad de Veterinaria de Lugo, que pertenece administrativamente a la Universidade de Santiago de Compostela, un proyecto de doctorado. En su calendario formativo, sin embargo, no ha notado tanto el cambio: “Al ser un doctorado no hay horas lectivas como tal. En mi caso no es necesario hacer clase online. Si me surge alguna duda a la hora de realizar mis tareas, puedo enviar un correo al tutor o director de tesis para aclararla”.

Sigue trabajando desde casa para no atrasar mucho el contenido: “Ahora el tiempo que pasaba en el departamento lo ocupo en escribir la parte de revisión bibliográfica correspondiente a la tesis, trabajar en un artículo para una revista científica y actualizar los conocimientos sobre el tema buscando la información más reciente”. "Dentro de los tres años que tengo como máximo para hacer y exponer la tesis, este mes de cuarentena no se va a contabilizar"

Ella, como algunos otros, también cree que el verano de 2020 será ocupado por el curso académico: “Creo que se retrasará el curso y que en algunos casos se impartirá el contenido aprovechando meses de verano que corresponderían a vacaciones”. El cambio le afecta a ella en el calendario: estos días que cuentan como estado de alarma, no entran en la fecha de plazo de su proyecto: “Con motivo de la cuarentena, se han parado de contar los días transcurridos del doctorado; es decir, dentro de los tres años que tengo como máximo para hacer y exponer la tesis, este mes de cuarentena no se va a contabilizar”. Inés Pardo es estudiante de Estudios de Asia Oriental en la Universidad de Salamanca. CedidaLa graduación y el máster del año que viene, en peligro

“En principio, el calendario de exámenes se mantiene. Mi TFG no está retrasado, pero conozco a gente que está teniendo problemas. Ya digo, en principio, pero las cosas pueden cambiar en cualquier momento. Este era mi último año y había pedido varias becas de máster, y me preocupa que todo este retraso pueda implicar no graduarme y hacer el máster el año que viene”, expresa Inés Pardo desde Salamanca. Allí se forma en el grado de Estudios de Asia Oriental, en la universidad de la ciudad.

Estos días aprovecha también para presentar la documentación y realizar las entrevistas necesarias para esas becas del curso que viene que espera con ilusión que no se vean afectadas. “También ocupo el tiempo en las clases online y en las tareas que nos han mandado, que suponen bastante carga de trabajo”. "Para la única clase que tenemos, mi valoración es bastante buena, porque hemos podido continuar el temario con normalidad"

Las clases, sin embargo, están interrumpidas: “Aunque la universidad sí ha recomendado a los docentes las clases online, depende del profesor. Yo tenía tres asignaturas este semestre y en una de ellas hacemos clases online, y en las otras dos les enviamos la tarea a los profesores”. Las formaciones que tienen online las realizan con plataformas como Zoom: “Para las clases online utilizamos una aplicación, que también tiene página web, llamada Zoom. La verdad funciona bastante bien y la profesora puede compartir sus presentaciones. Para la única clase que tenemos, mi valoración es bastante buena porque hemos podido continuar el temario con normalidad”. Marcos Egea está preparando oposiciones a la Junta de Andalucía. CedidaLos opositores, acostumbrados a estudiar desde casa

Marcos Egea vive en Sevilla y actualmente está preparando las oposiciones a auxiliar administrativo de la Junta de Andalucía. Él no ha notado mucho el cambio, ya que su rutina habitual pasa por estudiar desde la mesa de su habitación. “Me organizo más o menos igual que si no hubiese cuarentena, estudiando unas 3 o 4 horas al día".

Sí que aprovecha, sin embargo, para escoger un temario un poco más liviano y así mantener con mayor facilidad el encierro en el hogar. "He cambiado un poco los temas a estudiar, ya que ahora me centro en los más fáciles y llevaderos, para calmar la sensación de desesperación por no poder salir”.

Y, como el resto de estudiantes, vive con incertidumbre las posibles fechas para examinarse: “Los exámenes se han aplazado y aún no tenemos nueva fecha”, concluye Marcos.