La cadena de zapaterías RKS sigue creciendo pese a la pandemia y prepara diez nuevas aperturas hasta mayo

La cadena de zapaterías RKS sigue creciendo pese a la pandemia y prepara diez nuevas aperturas hasta mayo
No todo son cierres en el retail español. La cadena de zapaterías RKS, fundada hace una década en Pamplona, prevé sumar más de una decena de nuevas tiendas en el país hasta el próximo mayo, según ha explicado Enrique Mina, cofundador y consejero delegado de la empresa, a Modaes. es. La compañía cuenta actualmente con una red de 58 tiendas en toda la geografía española, todas ellas propias, y el objetivo es alcanzar unas 72 en el primer semestre. “La situación es complicada y queremos ser prudentes, pero creemos que hay recorrido para seguir posicionándonos”, dice Mina. Aunque la facturación se ha visto afectada por los cierres del coronavirus, el empresario sostiene que la empresa es “solvente”. Antes de la pandemia, RKS facturaba unos 32 millones de euros y el objetivo es superar los cincuenta millones de euros en el primer año completo de operativa normal. Mina no precisa el golpe que ha supuesto la pandemia en la facturación, aunque reconoce que las ventas cayeron el año pasado por el impacto de los cierres. RKS mantiene su sede central en Pamplona y, con las nuevas aperturas, la plantilla ascenderá a unas 450 personas. La empresa distribuye marcas como Xti, Dr. Martens, Pikolinos, Skechers o New Balance, entre otras. RKS prevé alcanzar unos cincuenta millones de euros en ventas a medio plazoEl canal online ha ido ganando terreno y actualmente copa un 10% de las ventas, aunque Mina recalca que “nuestro foco es el canal físico”. A medio plazo, el objetivo de RKS pasa por contar con entre 150 y 200 establecimientos. RKS echó a andar en 2009 de la mano de los hermanos Enrique y Víctor Mina. Ambos estaban en la veintena y no tenían experiencia previa en el sector de la moda, pero sí “muchas ganas de invertir”, recuerda el ejecutivo. La primera tienda abrió en el centro de Pamplona en plena crisis económica. “Había un buen local disponible y pensamos que en la ciudad hacía falta una tienda de calzado más juvenil, con marcas pero más accesible que la oferta que había entonces”, explica Mina. Desde entonces, la empresa ha crecido con fondos propios, tejiendo una red de casi sesenta tiendas a un ritmo de seis aperturas al año, empezando por la zona norte y conquistando más tarde el resto del país y las islas. El año pasado, aceleró su expansión gracias a la integración de parte de la red de tiendas de Tino González, que fue a liquidación.