Barcelona destina 20,5 MEUR a ayudas para rehabilitar viviendas en mal estado y con baja eficiencia energética

Barcelona destina 20,5 MEUR a ayudas para rehabilitar viviendas en mal estado y con baja eficiencia energética
El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado este jueves la inversión 20,5 millones de euros en ayudas para la rehabilitación de viviendas, destinadas a mejorar sus condiciones de habitabilidad y la eficiencia energética. La medida tiene prevista la creación de 4. 600 empleos, con los que que el consistorio espera compensar el impacto económico de la pandemia de la Covid-19.

Hay cinco tipos de ayudas distintas. En primer lugar, una línea de subvenciones de hasta 4. 000 euros para mejorar el interior de hasta 750 viviendas, a la que se destinarán 3 MEUR; otra con 6,3 MEUR con el objetivo de mejorar elementos comunes con eficiencia energética; 6,2 MEUR en intervención de fincas consideradas de alta complejidad; 2,5 MEUR a la captación y rehabilitación de pisos para la Bolsa de alquiler y otros 2,5 MEUR para la regeneración de las zonas urbanas de Canyelles y el Besòs.

La concejala de Vivienda y Rehabilitación, Lucía Martín, ha señalado en rueda de prensa que el confinamiento ha hecho “más evidentes las carencias que arrastramos por tener un parque de viviendas envejecido” y que su rehabilitación supondrá una “mejora de la salud individual” para las personas que viven en pisos “mal acondicionados, poco confortables y con malas condiciones de habitabilidad”.

Así mismo, la concejala ha apuntado que las rehabilitaciones comportarán también un "beneficio para la salud colectiva", por el papel que juega la vivienda en el cambio climático. Lucía Martín ha explicado que el 65% de las viviendas de Barcelona están “mal aisladas”, porque se construyeron en un momento en que la normativa no exigía las condiciones de aislamiento como las de ahora. “La gran mayoría de viviendas de la ciudad son poco eficientes energéticamente. Esto es una fuente contaminante que afecta a la salud de la ciudadanía en un contexto de emergencia climática”, ha aseverado.

En esta línea, el concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia, ha apuntado que la vivienda supone el 20% de las emisiones de gases que contribuyen al efecto invernadero: “Cuando pensamos en cambio climático, no tenemos en mente que un 20% de las veces hablamos de vivienda”, ha dicho. El motivo de tanta contaminación, señala Badia, es que la mitad de los pisos de Barcelona tienen más de 65 años de antigüedad, y que el 70% de los edificios tienen una E de certificación energética. “Tenemos un parque envejecido que no cumple los estándares de eficiencia energética”, ha asegurado.

La convocatoria de ayudas ya está abierta. El período para presentar las solicitudes termina el 30 de octubre de 2020 y las obras están previstas para este mismo año. De los 20,5 millones de euros públicos que se invertirán, el 60% lo asumirá el Ayuntamiento de Barcelona y el 40% restante la Generalitat de Cataluña.