Un restaurante tailandés usa modelos como repartidores de sus pedidos para combatir la crisis del virus

Un restaurante tailandés usa modelos como repartidores de sus pedidos para combatir la crisis del virus
Uno de los negocios que se han visto más afectados por la crisis del coronavirus ha sido los restaurantes, que se han visto obligados a ingeniárselas para poder seguir ofreciendo sus servicios a domicilio con precaución para la tranquilidad y la seguridad de sus clientes. Pero parece que un local de Bangkok, Tailandia, ha sabido darle una vuelta de tuerca para seguir sacando beneficios y recibir muchos pedidos.

El restaurante 76 Garage está utilizando a sus camareros como reclamo para que la gente solicite comida a domicilio. Este personal lleva tiempo trabajando con ellos, pero los propietarios del local decidieron comenzar a promocionarse con fotos de ellos y los pedidos han aumentado considerablemente.

Desde el pasado mes de abril, 76 Garage anunció que si la comida supera los 300 baht (unos 8,60 euros), el pedido sería entregado por un guapo y musculoso repartidor y los clientes podrían hacerse una foto con él.

Tal y como informaron medios locales, esta promoción extra está ayudando al restaurante a mantener los beneficios durante esta crisis en la que muchas personas dejaron incluso de pedir comida a domicilio por miedo.

Muchos de los camareros habían trabajado anteriormente como modelos, por eso aceptaron hacerse sesiones de fotos para el local. Ahora, además de ampliar el negocio a más clientes, están consiguiendo buenas propinas y conociendo gente nueva, aparte de lo viral que se están haciendo sus imágenes.

En la página de Facebook de 76 Garage, los repartidores suelen subir vídeos de sus entregas en las que aparecen con los clientes y hacen directos hablando con sus fans.