Madrid, Barcelona y el conjunto de Castilla y León pasan a la fase 1

Madrid, Barcelona y el conjunto de Castilla y León pasan a la fase 1
El Ministerio de Sanidad ha decidido ya los cambios de fase de desescalada de las provincias y territorios. Las únicas zonas que permanecían en fase 0, Madrid, Barcelona y áreas sanitarias de Castilla y León, podrán promocionar a fase 1 el lunes 25 de mayo, ha podido confirmar eldiario. es. Gran parte del territorio podrá hacerlo a 2 ese mismo día, cuando cumplirán dos semanas en la 1, el mínimo tiempo estipulado por el Ministerio para poder observar la evolución epidemiológica del coronavirus. El ministro Salvador Illa comunicará oficialmente todo en los próximos minutos, en una rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. Algunos territorios que pasaron más tarde a la fase 1, como Granada, Málaga, partes de Castilla y León y de Catalunya y toda la Comunidad Valenciana –aunque algunas comarcas sí progresaron antes–, se deben quedar al menos 7 días más en la 1 por ese mínimo periodo requerido, según indicaba el protocolo de la desescalada del Ministerio de Sanidad. La decisión última sobre las fases recae sobre Illa, pero la toma tras haberse reunido con los representantes de las comunidades autónomas a lo largo de esta semana, y haberlo deliberado con el comité técnico de Sanidad. La Comunidad de Madrid ya había confirmado su avance a la prensa. Era la única que había pedido el pase a fase 1 en las tres convocatorias que había habido hasta ahora, para Barcelona y las partes que pasan de Castilla y León era la primera solicitud. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha llevado al Tribunal Supremo el retraso en el avance de la región, que ha sido la más golpeada por la crisis de la COVID-19. Ayer, tras la reunión con Illa y con los demás representantes del Ministerio, ya constataron avances: el gobierno regional destacó el tono "cordial", y Sanidad habló de "buena evolución" para Madrid. En el plan que presentó Madrid, aseguraron que habían incrementado lo suficiente su capacidad para hacer PCR, y que habían aumentado en 650 profesionales el personal de Atención Primaria y en 175 en Salud Pública. La falta de una correcta estrategia de diagnóstico y rastreo había sido, hasta ahora, el principal escollo para tener el visto bueno del Ministerio.