Open Arms necesita entre 800.000 euros y 2 millones para seguir con los rescates

Open Arms necesita entre 800.000 euros y 2 millones para seguir con los rescates
El Open Arms, buque insignia de la ONG Proactiva Open Arms, ha realizado este viernes una parada técnica en el puerto de Barcelona, donde la entidad ha anunciado que necesitan entre 800. 000 euros y dos millones de euros para continuar navegando y rescatando vidas. Antes de entrar en varadero y someterse a una importante reparación, su fundador, Òscar Camps, ha convocado a los medios para pedir la ayuda de la ciudadanía y demostrar que cuentan con el "apoyo" del pueblo frente a la campaña de "difamación y criminalización" que sufren por su labor humanitaria. Y es que, tal como ha resaltado, el barco Open Arms "ha agotado sus posibilidades de navegación segura" tras 47 años de antigüedad y haber rescatado unas 7. 000 vidas en los últimos dos años y medio. Para tratar de revertir la situación, la organización lanzó hace un mes una campaña de financiación con la que pretenden sumar los 800. 000 euros necesarios para reparar la nave o llegar a los dos millones con los que podrían sufragar un nuevo barco. Aunque por el momento han recolectado 425. 000 euros, el jefe de máquinas, Martín Maretta, ha aseverado que la opción "más viable" es adquirir un nuevo buque dadas las constantes averías derivadas de la "fatiga" y de su "tiempo de uso". "Con un barco tan viejo y antiguo estamos dando pie a que nos paren continuamente buscando cualquier pequeña avería", ha vuelto a resaltar Camps, quien ha insistido en que prefieren que "mucha gente aporte poco dinero" a que dos o tres personas sufraguen todos los gastos. "Después de sufrir en las misiones y de recibir tal cantidad de críticas y de difamación, necesitamos sentir el apoyo de la ciudadanía y sentirnos protegidos", ha continuado antes de agregar que si el Open Arms "reflota", cualquier administración tendrá más dificultad para "incurrir en tácticas para dificultar o bloquear" su presencia en el mar. Camps también ha afirmado que nunca han perdido el "hilo comunicativo" con el Gobierno, aunque ha denunciado "mucha presión con inspecciones y bloqueos" tanto en España como en otros países de la Unión Europea por motivos "políticos". En este sentido, el capitán del buque, Miquel Melero, ha explicado que cinco días atrás sufrieron una inspección de doce horas en Italia por la que generalmente solo pasan embarcaciones que previamente han sido denunciadas. "La ridícula razón era saber qué estábamos haciendo con las aguas fecales de los 360 inmigrantes que llevábamos", ha lamentado para recordar que, con independencia del estado del barco, es imprescindible seguir salvando vidas. "A veces en política hablamos de derechos humanos y nos olvidamos del derecho a la vida. Es gente que está a la deriva, pasando un frío horrible -es invierno-, y que no comen. No podemos cuestionarnos si los tendremos cómodos o bien atendidos: por lo menos los tendremos vivos", ha remarcado. El Open Arms zarpó el lunes del puerto italiano de Pozzallo (Sicilia) con rumbo a España para entrar en varadero y someterse a una importante reparación que lo mantendrá apartado del mar durante un tiempo, aunque esperan poder regresar al mar en menos de dos meses.