Diputados salvadoreños confían en que la demanda de Bukele ante la CIDH no prospere

Diputados salvadoreños confían en que la demanda de Bukele ante la CIDH no prospere
Los diputados de los dos principales partidos de oposición en el Congreso de El Salvador se mostraron confiados este jueves en que la demanda que el presidente del país, Nayib Bukele, anunció interponer ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos contra el Congreso y la Corte Suprema no prospere. Margarita Escobar, de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), indicó a periodistas que la CIDH "no funciona para proteger gobiernos, funciona para proteger personas", por lo que la demanda de Bukele "es inadmisible". Agregó que el Sistema Interamericano de Derechos Humanos se activa "cuando los derechos de las personas han sido violentados por parte del Gobierno". Escobar, que también fue vicecanciller del país centroamericano, recordó que instancias como la CIDH han llamado la atención a Bukele para que respete disposiciones judiciales durante la atención a la pandemia. Aseguró que el anunció del mandatario "es un total desconocimiento de cómo funciona el Sistema Interamericano, tanto su comisión como su corte, y un total desconocimiento de las obligaciones del Gobierno para proteger y defender la democracia del pueblo salvadoreño y sus derechos humanos". La jefa de la fracción legislativa del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), Yanci Urbina, concuerda con la opinión de Escobar y recalcó que la demanda es "improcedente". Añadió que el anuncio del mandatario podría obedecer, a su juicio, a un intereses de "confundir a la población". Guadalupe Vázquez, legislador de la oficialista Gran Alianza por la Unidad Nacional (Gana, derecha), se mostró a favor y añadió que son dos órganos de estado "que están en contra del derecho a la vida de los salvadoreños", por lo que es "viable". El anuncio de la demanda se produce en medio de las constantes tensiones que tiene el Ejecutivo con el Congreso y la Corte Suprema, órganos a los que Bukele acusa de retirarle herramientas para frenar el avance del COVID-19. "La demanda es para la CIDH por la violación al derecho a la salud y a la vida del pueblo salvadoreño al no permitirle al Gobierno las herramientas y tomar las medidas necesarias para prevenir el contagio y la expansión de la pandemia", dijo el mandatario en una conferencia de prensa la noche del miércoles. Celia Medrano, de la organización humanitaria Cristosal, dijo a Efe que, "según la normativa de la CIDH, no es factible generar una demanda desde el poder Ejecutivo contra otros dos poderes del Estado". En la misma línea se expresó el director ejecutivo para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, quien calificó la intención del mandatario de ser "un disparate". Sin precisar la fecha en que presentará la demanda, el jefe de Estado apuntó que la misma es por supuestamente dejar al Ejecutivo sin una ley de emergencia nacional para afrontar la pandemia del COVID-19. El Congreso se negó la semana pasada a prorrogar la emergencia nacional aduciendo violaciones a derechos humanos por parte del Ejecutivo y, en cambio, aprobó una ley para reabrir la economía en los próximos 120 días y que Bukele prometió vetar. Ante el vacío legal para mantener la cuarentena "absoluta", Bukele decretó un estado de emergencia basado en una legislación que se lo permite cuando el Congreso no se puede reunir, pero se mantuvo en vigencia por menos de un día. La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema suspendió sus efectos en un proceso de inconstitucionalidad en el que determinará si Bukele ejerció una facultad del Legislativo sin justificación. Según el último recuento oficial, El Salvador registra 1. 640 casos confirmados de COVID-19, 33 fallecidos y 977 pacientes sospechosos de contagio.