FMI: La reforma laboral de 2012 en España creó empleo pero aumentó la parcialidad

FMI: La reforma laboral de 2012 en España creó empleo pero aumentó la parcialidad
La reforma laboral aprobada por España en 2012, bajo el Gobierno de centro derecha de Mariano Rajoy, ayudó a crear empleo y fortalecer el crecimiento tras la aguda crisis económica, aunque también conllevó un alza "del empleo involuntario a tiempo parcial", señaló este jueves el Fondo Monetario Internacional (FMI). "Las reformas laborales de 2012 han ayudado a mejorar el empleo y la igualdad de ingresos sin impacto sustancial en el riesgo general de pobreza", indicó el organismo dirigido por Kristalina Georgieva en un análisis. "En particular -subrayó- hay fuerte evidencia de que (las medidas) aumentaron la flexibilidad salarial, lo que ayudó a la economía española a recuperar competitividad y crear empleo". La tasa de desempleo cayó en 2018 diez puntos porcentuales respecto al pico registrado en 2013, de casi el 27 %. En 2019, el desempleo cerró en España en torno al 14 %. No obstante, reconoció que "las reformas parecen haber provocado un deterioro de la media de horas trabajada, la pobreza dentro del trabajo y posiblemente también empleo involuntario a tiempo parcial". Los autores del análisis, los economistas Jorge Salas y Ara Stepanyan, precisaron que el tirón del empleo a tiempo parcial también viene dado por la evolución estructural del empleo en España. Antes de la crisis, argumentaron, el empleo de la construcción tenía un gran peso en el mercado laboral, un sector que exige jornadas completas; pero con el creciente peso de los servicios, especialmente en comercio o hostelería, han aumentado los empleos que permiten jornadas más reducidas. El estudio del Fondo se conoce cuando el Gobierno de coalición del socialista Pedro Sánchez ha señalado su intención de derogar parte de esa reforma a instancias de los sindicatos, que la consideran lesiva para los trabajadores. En sus últimas previsiones globales, presentadas en el Foro Económico Global de Davos (Suiza), la institución rebajó las proyecciones de crecimiento para España al 1,6% tanto este año como el próximo, y confirmó así la tendencia de desaceleración de la economía española tras varios años por encima del 2% anual.