El Gobierno rebaja temporalmente las peonadas e investigará las condiciones laborales de los trabajadores del campo

El Gobierno rebaja temporalmente las peonadas e investigará las condiciones laborales de los trabajadores del campo
Investigar las condiciones laborales de los trabajadores del campo y rebajar las peonadas, los requisitos para acceder a una prestación por desempleo agrario. Son las primeras decisiones acometidas por el Gobierno tras el informe del relator especial de la ONU para la extrema pobreza y los derechos humanos, Philip Alston, en el que constató las condiciones de trabajo y vivienda de los trabajadores eventuales en el campo de Huelva. Alston las definió como "mucho peores que las de un campo de refugiados". El vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se han reunido este viernes con representantes de sindicatos agrarios de Andalucía y Extremadura, para comunicar las primeras decisiones del Gobierno tras el informe del relator de la ONU. Las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA han emitido un comunicado este viernes quejándose "por haber sido convocadas y posteriormente desconvocadas" de la reunión de este viernes en Trabajo, y pidiendo "una reunión de las tres organizaciones profesionales agrarias más representativas y el Ministerio". "El Gobierno de España no va a permanecer impasible ante este informe, que supone una vergüenza para nuestro país", explican fuentes de Trabajo y de la Vicrepresidencia. No obstante, la legislación actual no permite a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social comprobar las condiciones de las infraviviendas a las que se refería Alston en su informe, salvo un permiso expreso del empresario agrícola, explican fuentes del Gobierno: "Esto está generando situaciones de chabolismo y semiesclavitud intolerables en la cuarta economía de la zona euro". Por ello, la vicepresidencia de Derechos Sociales y el Ministerio de Trabajo anuncian que va a realizar "las modificaciones necesarias para que la Inspección de Trabajo pueda personarse e intervenir en estos asentamientos. Constatar por parte de la administración las condiciones en las que malviven estos trabajadores agrarios es un primer paso imprescindible para garantizar su dignidad y sus derechos". Asimismo, "al tiempo que estudia medidas más profundas que aborden el problema de fondo que afecta al campo, vinculado a los bajos precios", explican las fuentes del Gobierno, "el Ejecutivo va a tomar una decisión inmediata para aliviar la situación de miles de trabajadores agrarios". El trabajo eventual en el campo de Extremadura y Andalucía implica a un gran volumen de jornaleros (el 67% de todos los temporeros agrícolas de España) y supone un tipo de actividad con intermitencias que requiere una protección por desempleo específica, explican en el Ejecutivo. Esta protección es el conocido como desempleo agrario o renta agraria. Conforme a este sistema, llamado de peonadas, los trabajadores deben trabajar un número mínimo de jornadas (actualmente, 35) para acceder a una prestación por desempleo agrario. "Es necesario, a medio plazo, reformar el sistema de peonadas para garantizar que dé una cobertura más adecuada a los trabajos eventuales agrarios", explican fuentes de Trabajo y de la Vicepresidencia. Pero, mientras estudia cómo abordar esa reforma estructural, "el Gobierno va a proceder a la máxima brevedad, con carácter coyuntural, a una rebaja del número de peonadas necesarias para acceder al subsidio agrario: de 35 a 20, dando así cumplimiento a una reivindicación histórica del colectivo de jornaleros". Esta medida, explican fuentes de la Vicepresidencia y Trabajo, "busca responder a la grave situación meteorológica que en los últimos meses ha hecho escasear el trabajo y ha dificultado el acceso a las peonadas. Se trata de una corrección puntual que ya se ha utilizado en situaciones anteriores también por concurrencia de factores meteorológicos".