20 Minutos

Un portero de 11 años para un partido para defender a la árbitra y mandar callar a los padres en la grada

Un portero de 11 años para un partido para defender a la árbitra y mandar callar a los padres en la grada
El pequeño Pablo Hernández, de 11 años y jugador del Avilés Stadium de la Tercera Alevín asturiana, se convirtió el pasado fin de semana en un héroe que dio una gran lección a los asistentes a su partido frente al Deportivo Valdés.

Durante el encuentro, un sector de la grada se dedicó a insultar a la árbitra del partido, la joven Ana López, de apenas 19 años.

Gritos y protestas contra la árbitra que, superada por la tensión en el que era sólo su tercer partido, rompió a llorar.

Los entrenadores acudieron a consolarla pero quien finalmente acabó con la lamentable situación fue el pequeño Pablo. 

El niño se dirigió a la grada enfadado y habló directamente a los padres y madres presentes: "Callad y dejad a la árbitra tranquila de una vez, ¿no veis que está llorando? ¡Parad, parad!", les dijo.

Tras el partido, ambos se reunieron y Ana pudo darle las gracias a Pablo: "Me daba pena que llorases y me parece que la situación ha sido injusta. Son los padres los que deben trasmitir otros valores", le dijo el niño.