La industria en Europa también encara la recuperación: la producción textil se reanuda en los ‘hubs’ de proximidad

La industria en Europa también encara la recuperación: la producción textil se reanuda en los ‘hubs’ de proximidad
La producción textil emprende su camino hacia la recuperación en Europa. Después de meses bajo mínimos y con la paralización total durante varias semanas en algunos de los países de la región, la industria textil modera poco a poco el descenso de la producción. En julio, la caída en los países de la eurozona fue del 16,6%, según Eurostat. Marzo fue el primer mes afectado por la pandemia en Europa. Cuando la mayoría de los países tomaron medidas para contener su avance, entre ellas la paralización de la actividad industrial, la producción textil descendió un 33,4%. En abril, el primer mes en que el comercio estuvo cerrado y en algunos países europeos como Italia la actividad de la industria no esencial fue nula, la producción textil en los países de la zona euro se desplomó un 60,3%. En mayo, el sector moderó la caída, marcando un retroceso del 33,7%, mientras que en junio el descenso fue del 22,3%. Los principales hubs de aprovisionamiento de moda en Europa también han seguido esta tendencia. Italia, Portugal, Polonia, Rumanía, Hungría y Bulgaria han moderado la caída de la producción textil en los últimos meses. Italia cerró el tercer mes del año con una caída de la producción textil del 50,6%. Abril fue el peor mes para la industria italiana de la moda, cuando marcó un retroceso de la producción del 80,1%. En mayo, cuando se reactivo la actividad industrial el sector moderó la caída, con un descenso del 35,4%, mientras que en junio la caída fue del 26,9%. La industria italiana de la moda cerró julio con un retroceso de su actividad del 20,3%. En Portugal, la producción textil retrocedió un 24,5% en el primer mes afectado por la pandemia, mientras que en abril, marcó un descenso del 54,2%. En mayo y junio el sector continuó en mínimos, con caídas del 47,8% y del 31,1%, respectivamente. Polonia ha sido uno de los países que más se ha recuperado del impacto del coronavirus en la industria. Si en marzo y abril el sector textil en el país encogió su producción un 21,8% y un 38,7%, respectivamente, en julio el sector rozó cotas positivas, con un descenso sólo del 0,6%. En mayo y junio las caídas fueron del 16,6% y del 4,9%. De forma parecida ha evolucionado el sector textil en Bulgaria. En marzo, la producción industrial del sector en el país registró un retroceso del 22,7% y fue uno de los pocos países que no amplió la caída en abril, cuando descendió un 19,3%. En mayo, el sector dio la vuelta con un retroceso del 0,7%, mientras que en junio la caída fue del 12,8%. El textil en Bulgaria cerró julio marcando una caída del 9,5%. En Hungría y Rumanía, en cambio, la producción textil sigue marcando retrocesos a doble digito. En Hungría, la producción textil cayó en marzo un 9,7% y se hundió un 37,6% en abril. En mayo, el sector marcó una caída de su actividad del 29,9%, mientras que en julio cayó un 18,4%. En julio, la producción textil en Hungría volvió a retroceder otro 19,8%. En Rumanía, por su parte, la caída en el sector fue del 37,4% en marzo, mientras que en abril descendió un 54,2%. Un mes después, la industria textil encogió su facturación un 20,9%, mientras que en junio el retroceso fue del 20,6%. El sector cerró julio con una caída del 16,7%.