Distrito Estudio aplaza por la pandemia a 2021 las tres aperturas previstas para este año

Distrito Estudio aplaza por la pandemia a 2021 las tres aperturas previstas para este año
El Covid-19 condiciona los planes de Distrito Estudio. La cadena gallega ha crecido en clientes, pero se ha visto obligada a aplazar las tres aperturas previstas durante este año al primer semestre de 2021, a causa de la situación derivada por la pandemia de coronavirus. “Es imposible abrir este año por el confinamiento; en el primer semestre de 2021 esperamos abrir entre dos y tres nuevos centros”, ha explicado el socio y director de expansión de la compañía, David Estébanez, a Palco23. Las aperturas se realizarán en Madrid. “Estaban previstas para este año, pero el confinamiento limitó la capacidad de buscar los locales”, comenta. La compañía prevé continuar la senda de crecimiento que le ha llevado a incrementar en los últimos doce meses un 20% el número de socios de la cadena, alcanzando la cifra total de 2. 300 clientes. La compañía cuenta con 2. 550 metros cuadrados de superficie y una plantilla de 32 empleados. La empresa tiene seis centros, cuatro son propios o coparticipados y el resto franquicias. Dos se ubican en Vigo, dos más en Valencia y el resto en Barcelona y Bilbao. El plan de expansión pasa por la apertura de nuevos centros franquiciados. La inversión media para abrir un box de Distrito Estudio se sitúa entre 250. 000 euros y 300. 000 euros, aunque en algunos casos puede llegar a 350. 000 euros. En cuanto al público, el 50% son mujeres y las edades de sus clientes están comprendidas entre los 20 años y los 65 años. La cadena ofrece entrenamientos de crossfit, bootcamp, yoga, D45 y running. Retorno sin problemasAunque el Covid-19 golpeó fuerte, Estébanez destaca que “los centros están al mismo rendimiento de antes de la pandemia” porque “somos una plataforma de servicios, mucho más funcionales que un gimnasio normal y podemos ser polivalentes y flexibles”. “Ya trabajábamos con cinco metros cuadrados por cliente”, afirma. Por ahora, el problema que está causando más problemas es la obligación del uso de la mascarilla durante el entrenamiento porque “hemos tenido que adaptar el sistema de entrenamientos, para que sea menos perjudicial en el cliente”. Una nueva aplicación, el resultado del confinamientoUna semana antes de que el Gobierno decretase el confinamiento, Distrito Estudio cerró sus centros y al momento inició la actividad online, de manera que, a través de plataforma Zoom, integrándola en su aplicación, hizo retransmisiones en directo y bidireccionales de las sesiones. “El volumen de actividad estuvo al 80% y 90% en comparación con nuestra actividad habitual y obtuvimos facturación, ya que el 40% de nuestros clientes quisieron pagar la cuota”, remarca Estébanez. “La vuelta ha sido muy buena porque mantuvimos comunicación y conexión constante con los clientes, manteniendo una actividad similar que, con un centro abierto, teníamos de ocho a diez clases diarias”, añade. Además, la compañía tuvo entre un 18% y un 25% de nuevos clientes durante el confinamiento. A causa esta situación, en unas semanas, la empresa lanzará The Room Fit, un software propio que permitirá mantener el servicio online. “Invertimos en un software propio que además podrá dar servicio a más cadenas”, aclara.