UE: ¿Una sanidad única?

UE: ¿Una sanidad única?
No hace falta ser agorera, ni displicente, para presagiar que es altamente improbable que los países cedan competencias sanitarias en favor de la UE como ha planteado en su primer discurso del estado de la UE Ursula von der Leyen, quien, por cierto, desde la 2. ª Guerra Mundial, no ha podido pillar un momento más delicado para estrenarse.

Pese a que es una verdad de perogrullo la necesidad de que la UE esté dotada de unas mínimas competencias para ser más fuerte en materia de salud y/o competitiva a la hora de abastecerse en el mercado de productos sanitarios, es más que probable que la propuesta caiga en saco roto, pese al optimismo de la presidenta, que ya anuncia una cumbre mundial sobre salud para 2021. "Invito a Von der Leyen que eche un vistazo al guirigay que tenemos con la sanidad (con 17 modelos)"

Le deseo suerte, aunque creo que es más factible que la UE reduzca a más de la mitad las emisiones de gases contaminantes en 10 años –como también expone– a que asuma competencias sanitarias. Y ya es decir.

Desde España, le invito a que eche un vistazo al guirigay que tenemos con la sanidad (con 17 modelos) y luego que extraiga sus conclusiones. No tenemos remedio.

Dicho esto, coincido con ella en que es necesario marcar el camino hacia una Europa más fuerte, que aproveche el impulso de los fondos del plan de recuperación para dar forma a un mundo mejor, en el que no se deje a nadie atrás –tampoco a autónomos y pymes–, con la sostenibilidad y la tecnología como bandera. Para ello es necesario que exista unidad entre los Estados miembros, y, ya de paso, dentro de los Estados mismos. En este contexto, estaría bien que España marcara su estrategia de país ¡YA! y aprobara de una vez los Presupuestos. Hasta Montoro lo reclama. ¿A qué esperan sus señorías?