Samantha Hudson: "Es compatible ser cristiano y homosexual si se practica una fe alejada de la iglesia corrupta"

Samantha Hudson: "Es compatible ser cristiano y homosexual si se practica una fe alejada de la iglesia corrupta"
El coronavirus ha pasado factura a muchos sectores, incluido el de la cultura. Muchos son los artistas que vieron su actividad interrumpida a causa del confinamiento. Pero otros supieron adaptarse y utilizar las herramientas que tenían más a mano: las nuevas tecnologías y las redes sociales.

Puwerty celebra su cuarta edición en La Casa Encendida de Madrid el próximo sábado en el que reflexionará sobre cómo ha afectado la Covid-19 a los jóvenes en el ámbito cultural con su Ciclo de cortos pre-pandemia para entender la era post-Covid (20. 00 horas) o su debate ¿Intensitos?: filosofía para tiktokers (18. 30 horas).

A las 17. 00 horas tendrá lugar, también, la mesa redonda Bandeja de entrada: S. O. S a la creación, en la que se hablará de cómo la crisis sanitaria ha afectado a la cultura de los menores de 26 años. Entre los participantes, estará Samantha Hudson, una cantante protesta, artista y travesti a la que la identifican muchas etiquetas, pero sobre todo, la de performer. Imágen del Taller de Cómic Virtual de Puwerty 2019. PUWERTY

A sus 20 años, esta mallorquina triunfa con sus espectáculos. Es una diva queer irreverente y deslenguada que nació hace cinco años de forma inesperada tras grabar un videoclip para clase llamado Maricón en el que decía cosas como "Soy maricón y me encanta la iglesia, pero no me dejan entrar porque monto gresca". Este terminó polémico terminó haciéndose viral y recibió críticas de plataformas como HazteOír, pero sin él, sin duda, Samantha Hudson no sería quien es ahora.

¿Cómo cree que ha influido la Covid en la cultura? Creo que ha sido un parón muy grande, pero además nos ha ayudado. Aunque ya lo sabíamos, nos ha confirmado que la cultura y las artes siempre son las disciplinas que se dejan para el final. Y son los resquicios por los que nadie se preocupa, y salta a la vista con el cierre del ocio nocturno, cuando se prohibieron los conciertos, las limitaciones de los aforos. Es como que realmente no ponen en valor todo lo que hacemos a pesar de que miles de compañías de teatro y de cantantes y músicos han ofrecido sus obras de forma gratuita durante el confinamiento para seguir entreteniendo y seguir generando esa ilusión. Yo como travesti estaba muerta de hambre, pero ahora el doble (Risas). sAMANTHA hUDSON

- León, 2000 (20 años)Samantha Hudson, cuyo nombre real es Iván González, creció en Magaluf (Mallorca) y se volvió viral en 2015 tras crear su videoclip 'Maricón' como un trabajo de clase. Se dio a conocer gracias a la polémica que generó y pudo desarrollar su carrera en el mundo de la música, como travesti y como 'performer', y a finales del año pasado estrenó 'Hazme el favor (vente conmigo a bailar)'.

¿Cómo se ha adaptado usted a estos tiempos? Como buenamente he podido. Gracias a Dios, la Sala Maravillas de Madrid ha seguido con una programación en la que estoy haciendo un show cada jueves y voy tirando. Tengo la suerte de que gran parte de lo que yo hago se desarrolla en las redes sociales y en internet. Entonces, con medios online, con proyectos un poco generación Z, me voy manteniendo. Pero está la cosa fatal. Creo que soy de las pocas transformistas que, a día de hoy, sigue trabajando, y que se dedican exclusivamente a esto. La mayoría, y yo también cuando empecé, teníamos que pluriemplearnos y trabajar de camarera o de cualquier otra cosa para poder ganar el pan.

¿Esta pandemia ha dejado o dejará algo positivo en la cultura? Yo creo que sí. A las personas que las redes sociales son su principal herramienta de trabajo, o la principal herramienta de difusión de su obra y de lo que hacen, creo que en algunos sentidos les ha venido bien. A mí por ejemplo me ha venido estupendo porque se juntaron el hambre con las ganas de comer. Estaba aburrida y desempleada en pleno estado de alarma y soy adicta al teléfono. Entonces eso fue una ciclogénesis explosiva que resultó en una creación de contenido severa y me ha venido muy bien para darme difusión, para darme a conocer, para hacer más entrevistas. Yo creo que, en ese aspecto, es algo positivo. Y también para que los medios empiecen a valorar un poco el teletrabajo enfocado a estas disciplinas. Todo el mundo ha empezado a hacer  formatos de entrevistas, o ha llevado sus shows a un programa online. Creo que ha cambiado un poco la forma de consumir contenido en general y es interesante y bastante new generation. Entonces espero que nos sirva de algo.

¿Han tenido las redes importancia en la cultura este año de pandemia? Sí, porque ya eran una herramienta de difusión muy grande, pero ahora durante el confinamiento, al no poder salir, quedar con alguien ni ir a un concierto o tomarte algo, ha sido como la vía de escape. Porque las redes eran una manera de estar conectados, estar juntos, ver a alguien cantar, consumir contenido, ver películas en plataformas online. Había algunos festivales que han hecho también sesiones virtuales. Ha sido un poco como el bote salvavidas, tanto las redes sociales en general, como todas las personas que se han volcado en crear contenido en estas plataformas.

Nadie va a hablar de que los memes son el refranero popular de las nuevas generaciones ??— Samantha Hudson (@badbixsamantha) September 8, 2020

¿Hasta qué punto cree que las redes van a cambiar la cultura? Porque hace poco dijo que “los memes son el refranero popular actual”.  Yo creo que ya todo está inventado. Entonces, el único campo en el que se puede seguir avanzando y evolucionando es sin duda la tecnología, internet y el mundo digital. Y ese tuit lo puse totalmente en serio. Es por las dinámicas de la comunicación de las nuevas generaciones, sobre todo en Twitter, donde hay frases que se repiten, memes que todo el mundo usa y que nadie sabe muy bien quién los ha hecho. Y me recordó mucho al refranero popular español. Con estas comparaciones se aprecia hacia dónde vamos evolucionando. Lo que pasa es que ahora todo el contenido es más esporádico y hay un exceso de información. El refranero popular ha durado siglos, pero ahora cuando haces un meme y se populariza, al mes siguiente ya ha salido otro que sustituye la anterior. Yo creo que es lo que le falta para convertirse en el refranero popular español de las nuevas generaciones, que tenga un poco más de duración en el tiempo. Creo que es un poco la dinámica general de la sociedad hoy en día: ritmo apresurado y frenético y hacer información fugaz que dure nada. Olvidarnos y luego volver a aprender otras cosas.

¿Qué redes usa más? ¿Es más de Twitter, de Instagram, de Tik Tok? Hombre, yo ahora las que más uso son Instagram y Twitter. Facebook lo veo un poco más para generación boomer, pero yo creo que porque lo usa mucho mi madre y comparte carteles de "Feliz miércoles, amigos", que está fenomenal, ¿eh? No es por faltar el respeto a nadie. Y luego en auge está Tik Tok y la verdad es que está teniendo un boom muy grande porque tiene una interfaz muy divertida, porque no prima tanto el concepto del usuario. Mientras que en Instagram yo te sigo porque me gustan tus fotos y quiero ver tus publicaciones, en Tik Tok es más bien el contenido. Yo la encuentro más divertida porque la gente se esmera más en hacer un vídeo gracioso o una receta que sea chula. Y yo creo que es la red del futuro. De hecho, mi discográfica me ha dicho que me haga Tik Tok porque están viendo ahí un nicho de mercado a explotar todavía.

¿Cómo nació Samantha Hudson? Fue una especie de trabajo inocente para clase que yo realicé para la asignatura de Cultura Audiovisual, en la cual se me pidió que hiciera un videoclip de temática libre. Y yo me tomé la temática libre al pie de la letra y decidí hablar de lo primero que se me pasó por la cabeza en aquel momento, que coincidió que eran unas monjas me habían mirado fatal al entrar en la iglesia. No me acuerdo qué llevaba, iría vestido de rosa o con una mochila de princesas, y me miraron fatal. Así que dije: "¿Si? Pues ahora vais a sentir la ira de un adolescente enfadado y os voy a dedicar una canción". Una canción que yo pensé que no tendría más trascendencia que las cuatro paredes de mi instituto. Pero se viralizó y diversas plataformas y partidos políticos, sobre todo de derechas, se posicionaron y se movilizaron en mi contra. Y más que en mi contra, en contra de la profesora, porque yo era menor de edad y no podían hacer nada, pero intentaron expedientarla a ella y despedirla. Iniciaron toda una campaña de odio que dejó latente su falta de humor, porque el vídeo la verdad es que a mí me parece bien divertido y tiene guasa. A ver, es un poco deslenguado, pero tiene que haber alguien ordinario, ¿no? Si no, las señoritas finas no destacan. Entonces yo elegí ser la ordinaria y la vulgar.

¿Se vio apoyada por el instituto? La verdad es que sí, porque donde cursé la ESO era un poco casposillo. Pero justo en Bachillerato, como quería hacer artes escénicas, me cambié de instituto y me fui a uno que era un poco perroflauta, como con tendencias comunistas. También había de todo, había gente tonta del culo. Pero sí me sentí muy respaldada, sobre todo por la junta de profesores, por el director, por toda mi clase. Y, a diferencia de mi antiguo instituto, había como más personalidades LGTB. Recuerdo que había personas transgénero, casi todos eran bisexuales. O sea, que era un ambiente más positivo. Con lo cual, pude yo desarrollarme también como Samantha Hudson.

¿Cómo cree que sería su vida si no hubiera publicado Maricón? Hombre, yo quiero pensar que seguiría siendo igual de surrealista, pero a lo mejor no sería tan divertida. Aunque si no hubiera publicado ese vídeo no sé si haría música. Yo creo que no, porque todo fue gracias a publicar el videoclip y ver que tenía éxito, que tenía aceptación y que a la gente le interesaba esa faceta de "cantante protesta", como me llaman. Fue gracias a eso que yo decidí convertirme en Samantha Hudson. De hecho, muy poca gente a día de hoy me llama Iván y forma parte de mi personalidad. Porque lo hice con 15 años, entonces son años cruciales en los que tú confeccionas tu forma de ser y encauzas un poco tu vida, aunque luego des un cambio drástico. Pero esos años tan importantes de desarrollo yo los centré en torno a ser Samantha Hudson, a la performance, al travestismo, y gracias un poco a ese trabajo de clase he construido la persona que soy hoy en día. Creo que si no hubiera publicado el vídeo no sería quien soy hoy.

Pero siempre ha dicho que Samantha es una extensión de usted. ¿Qué más versiones suyas existen? Más que en la realidad, creo en la ciencia ficción. Entonces a mí me gusta jugar cada día a ser un personaje distinto. Soy Samantha siempre, porque para mí Samantha es una extensión. Porque comencé en el instituto como Iván y llegué a ser Samantha, que simplemente para mí es un nombre, un mote que define mejor lo que yo me considero a día de hoy. Como Alaska/Olvido. Pero a mí me gusta jugar, entonces un día me levanto y soy Julia Roberts dando un paseo descalza por la playa con unos vaqueros, y otro día me levanto y soy María Antonieta. Yo creo que la vida está para pasárselo bien y hay que hacer esas cosas. Y yo soy una actriz del método, así que cada día me levanto siendo una persona distinta.

En su momento actual, ¿cómo se definiría? ¿Cantante protesta, activista, actriz?Yo creo que performer. Pero vamos, que a mí todas las etiquetas que me pongan me van bien. Pero es gracioso porque cada cada día soy más cosas. Cantante protesta, activista, artista, actriz. Cada día me van poniendo una etiqueta nueva y yo me apaño. Soy una especie de cuadro feo abstracto, y tú luego le das la interpretación que quieras. Ante todo soy vaga, por lo que pensar qué soy me da pereza. Que la gente me describa como quiera y yo ya decido si sí o si no. "Soy una especie de cuadro feo abstracto al que luego tú le das la interpretación que quieras"

¿Cuáles diría que son sus referentes musicales? Pues antes lo tenía muy claro, y se ve también en mi estética, maquillaje y muchos de los looks que tengo súper punky, súper ochenteros. Antes era Nina Hagen, pero recientemente he descubierto que es una activista feminista transexclusionaria. O sea, que no cree que las mujeres transgénero sean mujeres. Entonces he decidido cancelarla, pero bueno, la sigo mencionando porque creo que sí que me ha inspirado mucho a nivel estético. Luego como performance, pues un poco toda la filmografía de Almodóvar, Manuela Trasobares también ha influido muchísimo en la forma que tengo de comunicarme y en esos gemidos y esta voz sensual que tanto me caracteriza. Un poco de todo. A mí me gusta inspirarme de cualquier cosa, pero sobre todo este cliché de mujer a la fuga de los 80, de los 90, esta chica yeyé con el pelo alborotado y las medias de color. Yo creo que me veo un poco así, y un poco sex symbol también. Aunque ya te he dicho que a mí me gusta jugar, a lo mejor mañana veo Batman Begins y me apetece ser el Joker.

¿Y sus iconos LGTBI? Yo más que referentes concretos, me inspiro mucho en toda la cultura LGTB, sobre todo más queer, rollo The Club Kids, de los 90. Un poco también las mujeres transgénero, sobretodo de España, porque creo que nos vamos mucho fuera: a Amanda Lepore, a Sofía Lamar, a Marsha P. Johnson y a todas esas grandes activistas de Stonewall y de la cultura queer de allí. Pero creo que aquí también tenemos mucha representación. El otro día vi un documental que se llama Vestida de azul, que cuenta la historia de mujeres transgénero durante los 80, y te das cuenta de que tenían un discurso muy avanzado y una de ellas incluso se definía como género no binario. Realmente no utilizó ese término, pero su identidad encajaba un poco en lo que hoy conocemos como género fluido, y te das cuenta de que tenemos aquí una representación buenísima y no le prestamos atención.

¿Cómo cree que pueden influir los iconos o los referentes en los niños y, luego, en los adultos en los que se convierten? A pesar de toda esa gente rancia y casposa que lo tacha de lobby LGTB, que no sé de dónde han sacado esa palabra o ese concepto que a mí me escandaliza, a pesar de todas estas creencias retrógradas de que estamos adoctrinando a los niños, yo creo que simplemente hay que mostrarles que existe una diversidad, que existen otras opciones para que ellos, al crecer y a lo mejor a sentirse diferentes, al sentir que están descubriendo una identidad disidente que no encaja con lo que les han enseñado, que tengan referencias, que sepan que no están solos y que sepan que hay más gente como ellos y como ellas. Es para que puedan decir: "Oye, pues mira, me está pasando esto como a esta persona". Así tienen un poco el camino labrado. Porque verte con el culo al aire por primera vez sin tener un punto de referencia, un apoyo, es realmente un marrón y es algo que pasa factura, y sobre todo en años tan importantes como son la infancia y la adolescencia. "Hay que educar en la diversidad para que una persona sea un buen ser humano y no un cromañón, como se ve muchas veces en la sociedad"

Entonces cree que es importante educarles en la diversidad. Sí, hay que enseñar a los niños sobre identidad de género, sobre orientación sexual, sobre sexualidad, que también es muy importante para un desarrollo saludable. Hay que enseñarles lo que son las dinámicas de poder, lo que es ser feminista. Hay que enseñarles estos conceptos porque creo que son fundamentales para que una persona tenga una ética decente y sepa relacionarse como ser humano y no como un cromañón y un orangután, que es lo que muchas veces se ve a día de hoy en la sociedad.

¿Puede ayudar la cultura en este tema? Desde luego. Yo creo que la cultura está para enseñar, es algo que divierte, es algo que entretiene y que no hay mejor forma de aprender algo que con algo que te gusta, que es divertido de ver, que es entretenido y que, en definitiva, es como mejor entran las cosas. O sea, aprender algo leyéndolo está muy bien, pero si puedes sacar conclusiones viendo una obra, viendo un videoclip y yendo a ver un espectáculo o escuchando una canción, yo creo que es un punto a favor y eso es una labor que no hay que perder y que hay que apoyar, que tiene que apoyar el Estado y las instituciones, porque las artistas estamos todas al borde del suicidio (Risas). Y yo espero que, a raíz de esta crisis que estamos viviendo por culpa de la Covid-19, se nos ponga un poco en el punto de mira y nos sirva de altavoz para que la gente se dé cuenta de lo que estamos sufriendo.

Seguro no están viendo series ni películas.
Seguro. pic. twitter. com/G3Ga1SbdR1— ANA MILÁN (@_ANAMILAN_) March 23, 2020

Entonces, supongo que no está de acuerdo con el tuit que publicó Vox en marzo en el que menospreciaba la cultura. No sé de qué tuit me hablas, pero si lo ha puesto Vox, yo desde luego no estoy de acuerdo, porque precisamente es como el estereotipo de cromañón y orangután del que hablaba antes. A palabras necias, oídos sordos. Y algo que sale de una persona tan abominable como son los votantes de Vox yo no quiero ni escucharlo porque seguro que son una sarta de chorradas. Y desde luego que no quiero darle importancia ni atención porque no quiero que ese mensaje se difunda a través de plataformas que deberían enfocarse en otro tipo de contenido.

Hay un icono recurrente en el colectivo y que siempre ha estado de actualidad, pero ahora mucho más, como es La Veneno. ¿Qué opina de la serie de Los Javis? ¿Le gustaría aparecer? La estoy siguiendo y para mí es el mejor trabajo que han hecho, o por lo menos mi favorito. Y también creo que les dignifica muchísimo. Esta serie se nota que la han hecho desde el cariño. Está muy bien trabajada, con un elenco que es completamente de mujeres transgénero, incluso detrás de las cámaras, y creo que eso es algo que nunca se ha hecho en España y algo que hay que poner en valor. Y desde luego que estoy contentísima. Los dos capítulos que he visto me parecen súper chulos. Y en cuanto a salir en la serie, pues ojalá. ¿A quién no le gustaría? Así de verdad se cumpliría mi faceta de actriz que muchos me atribuyen y que yo no sé de dónde se la han sacado.

En su infancia estuvo presente la religión, ¿cómo se encuentra su fe actualmente? Mi abuela era muy católica, pero mis padres son ateos. A mí nadie me ha inculcado nunca ningún fervor religioso, ni ningún sentimiento cristiano. Lo que pasa es que yo a los 11 años supongo que tuve una crisis de identidad y pensé que como nadie me quería, pues que me quisiera Jesucristo. Entonces, de repente, me apunté a Religión en primaria y comencé a escuchar canciones de la iglesia, a seguir canales de YouTube de monjas, me aprendía salmos. Me dio como un brote muy raro. Supongo que sentí la llamada. Luego, a los 13 descubrí que era homosexual y Madonna se convirtió en mi nueva religión. Y fue eso yo creo que lo que me inspiró. Aunque yo creo que el cristianismo es un poco cultura pop para todos los homosexuales. Es algo que se usa y la verdad es que queda siempre chulísimo. O sea, la travesti vestida de la virgen es un cliché y es un topicazo, pero me da igual las veces que lo vea, que me lo meto por el culo todas (Risas).

¿Entonces cree que es posible ser católico practicante y homosexual? Hombre, yo creo que la realidad supera a la ficción. Todo es posible. Si tienes fe. . . Desde luego, el vídeo de Maricón era una crítica un poco a la institución y a cómo funciona porque creo que es un poco abusiva y un poco retrógrada, bajo mi punto de vista. Pero más que nada era una reivindicación de que puedes ser homosexual y cristiano porque era de donde yo venía, porque yo a los 11 años era eso. Pero yo creo que si tú tienes respeto y practicas una fe alejada de este órgano y de esta institución corrupta, yo no lo veo incompatible. Al fin y al cabo hay que creer en algo en esta vida, ya sea en el método científico o en el Dalái Lama, que era un imbécil también (Risas). Hay que creer en algo y hay que tener fe y esperanza, porque si no te vuelves loca. A mí me da igual si crees en Madonna, si crees en Jesucristo o si crees en Carmen Machi. En lo que te dé la gana.

¿Qué proyectos tiene por delante? A nivel musical tengo ahora mismo un crowdfunding para financiar la grabación del videoclip de mi próxima canción, que está producida por Putochinomaricón (Chenta Tsai). Y tengo pensado sacar esa y otro tema más. Luego hay otras cosas que creo que todavía no puedo revelar, pero también son muy interesantes y se alejan del plano de cantante protesta, más relacionadas con la literatura y un poco con algo televisivo. Así que supongo que me veréis en otras facetas.

YA TENEIS MI NUEVA CANCION EN TODAS LAS PLATAFORMAS !!https://t. co/xqTAKb4lxapic. twitter. com/Oe9muae53f— Samantha Hudson (@badbixsamantha) December 9, 2019