Polémica en los Globos de Oro 2021: falta de ética, cultura de la corrupción y las nominaciones de 'Emily en París'

Polémica en los Globos de Oro 2021: falta de ética, cultura de la corrupción y las nominaciones de 'Emily en París'
87 miembros de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA, por su siglas en inglés) premian cada año lo mejor del cine y las series en los Globos de Oro. Una cifra mucho menor que la de los 10. 300 miembros de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (9. 400 con posibilidad de voto en los Oscar). Esto ha causado a la organización numerosos conflictos a lo largo de su trayectoria, quien este año prometía mostrar una mayor fortaleza tras la desestimación de una demanda por monopolio potencialmente perjudicial contra esta. 

No obstante, la ceremonia de este año llegará repleta de curvas debido a un nuevo reportaje de Los Angeles Times. Este trabajo ha contado con más de 50 entrevistas de expertos en el sector cinematográfico, entre las que destacan algunas de ciertos miembros de la asociación, que se desmarcan del resto de sus compañeros.

La última polémica surgía a raíz del rechazo de la solicitud  de la periodista Kjersti Flaa para entrar a formar parte de la asociación. La noruega denunciaba ante los tribunales a la organización por su 'cultura de la corrupción', que ha hecho que esta entidad esté exenta de impuestos, reciba 'miles de dólares en emolumentos' y excluyan solicitantes cualificados. Algo que habría sido aupado por un 'código de silencio', que impera en la industria de Hollywood. Finalmente, la denuncia era rechazada por un juez federal, pero el mensaje de Flaa calaba entre algunos de los propios miembros de la HFPA.

“La desestimación fue decepcionante. Creía que iba a remover las cosas. . . Somos una organización arcaica. Sigo pensando que la HFPA necesita presión externa para cambiar”, ha señalado uno de los miembros, quien no ha desvelado su nombre por miedo a las represalias de sus compañeros. "Es un idea muy bonita coger el dinero de la NBC y entregarlo a causas buenas como la matrícula y la restauración de películas. Pero ahora hay un espíritu de exprimir a la organización y llevarse el dinero. Es indignante”. Un círculo de favores


Son numerosos los episodios sobre supuestos tratos de favor que Los Angeles Times recoge entre sus líneas, incidiendo en uno de los más actuales por las nominaciones de este año. En 2019, más de 30 miembros de la HFPA viajaron al set de rodaje de Emily en París en Francia. Un desplazamiento para el que el grupo gozó de dos noches en un hotel de cinco estrellas (1. 400 dólares la noche) y un almuerzo en el Musée des Arts Forains, un museo privado repleto de atracciones de 1850, donde se rodó la serie.

Hasta ahí relativamente bien, puesto que muchas productoras y plataformas invitan a periodistas de forma habitual a estos lugares para informar de primera mano. El problema surgía cuando, tras el éxito de la serie en su estreno en Netflix, la HFPA nominaba a la serie en dos categorías. Esta noticia sorprendía muchísimo a todos los críticos y espectadores debido a la ausencia de otras producciones más populares. La propia guionista de Emily en París criticaba este reconocimiento sorprendente que dejaba fuera a la magnífica Podría destruirte, algo que para muchos era inadmisible. Esto era señalado instantáneamente como un presunto favoritismo de la asociación.

Uno de los afiliados de la HFPA se pronunciaba sobre esta polémica suscitada en los medios de comunicación y las redes sociales. “Hubo una verdadera reacción, y con razón: esa serie no pertenece a ninguna lista de lo mejor de 2020. Es un ejemplo de por qué muchos decimos que necesitamos un cambio. Si seguimos así, invitamos a la crítica y al escarnio”.

Este juicio del público por las nominaciones también afectarían a títulos como Music de Sia, por el que la propia cantante (ahora reconvertida en directora) ha tenido que disculparse por el reflejo del autismo. Comprando un premio

Muchas compañías audiovisuales habrían creado verdaderas campañas de marketing para que esto sea posible, basándose en una estructura de incentivos financieros para los publicistas. Un antiguo ejecutivo de Amazon Studios ha confesado que el streamer contrató a un equipo de media docenas de personas solo para trabajar con la HFPA. "Los miembros viven para los eventos, más que por el amor al cine; se trata de cómo los tratas. Tenías que hacer recepciones bonitas en lugares elegantes. Si no lo hacías se quejaban de que no era bueno. Protestaban por ello". 

Los socios de la HFPA trabajan a tiempo completo para medios de comunicación extranjeros, donde son invitados a viajes de trabajo, reciben regalos, cenas y acuden a fiestas repletas de estrellas meses antes de las nominaciones. Un grupo tolerado por todos y agasajado por multitud de compañías como herramienta de mercadotecnia. De hecho,Los Angeles Times ha descubierto que la organización sin ánimo de lucro realiza regularmente importantes pagos a sus propios miembros, que podrían infringir las directrices del Servicio de Impuestos Internos. Una cantidad de dinero que ascendería al cobro de casi 2 millones de dólares en pagos en el año fiscal de 2020 por sus servicios en varios comités. Algo que se suma a las diversas acusaciones por las violaciones de sus propios estatutos de forma constante.

Las polémicas habituales con la HFPA han obligado a esta a mostrar un lavado de cara con multitud de subvenciones a causas benéficas y becas, y remarcando la importancia de su alto sueldo a cambio de su trabajo. Algo que habría funcionado a juzgar por sus buenas relaciones con las compañías audiovisuales y el incremento de la audiencia que cada año ve la gala (entre 18 y 20 millones de espectadores). Unos sueldos de escándalo

La HFPA pagó en 2020 a sus miembros por sus diversas tareas hasta 1. 929 millones de dólares, con una previsión de seguir aumentando los años que vienen. Esto supone un sueldo colectivo de casi 100. 000 dólares al mes a los miembros. De hecho, hasta dos docenas de miembros del comité de revisión de películas extranjeras recibieron en enero 3. 465 dólares cada uno por ver filmes extranjeros, según un informe mensual del tesorero.    

Por su parte, un comité de viaje continúa pagando a sus integrantes 2. 310 dólares al mes para que controlen el presupuesto y aprueben excursiones de los miembros, pese a la paralización de los expediciones durante la pandemia. Así mismo, los integrantes del comité del festival de cine y del comité de archivos ganan 1. 100 y 2. 200 dólares al mes, respectivamente. Y la cosa no acaba aquí. . . los expresidentes y otros miembros cobran 1. 000 dólares al mes por formar parte del comité de historia. Un chollo para la jubilación 

Algunos miembros habrían intentando paralizar estos sueldos hacia los comités, siendo detenidos en el momento por los demás bajo el pretexto de “servir sin [ser pagado] hace más difícil que el resto de nosotros cobremos”.

Los miembros además recibieron un total de 585. 000 dólares en 2020 por artículos para el sitio web de la asociación, 1. 200 dólares mensuales los que moderan conferencias y 8. 000 dólares por participar en la cena anual de donaciones. Ni los momentos más solidarios están extensos de controversias. El futuro de la asociación 

No contentos con ello, el pasado mes de marzo la HFPA establecía un fondo de emergencias ante la pandemia de hasta 125. 000 dólares para estos periodistas, sin identificar bajo qué condiciones se producía. Esto era de nuevo un tema crítico entre sus miembros. “Un día crearán un comité para fundar más comités. Es el cuento de nunca acabar. Somos una organización sin ánimo de lucro, no un banco”, señala uno de los miembros. 

“Diría que un pequeño grupo de nosotros se da cuenta de que necesitamos cambiar para sobrevivir. Se trata de tomarnos en serio para que nos tomen en serio en Hollywood”. A pesar de ello, la mayoría de socios se blindan ante la supuesta defensa de la buena praxis de la organización, avalada por los tribunales estadounidenses. La 78ª edición de los premios Globos de Oro podría ser más interesante que nunca.

Comentarios