El eclipse que salvó la vida a Cristóbal Colón

El eclipse que salvó la vida a Cristóbal Colón
La pasada semana se celebró el aniversario del descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón. Pero además de sus hallazgos, el marino genovés fue recordado también por su astucia, y uno de los mejores ejemplos es el uso que hizo de un eclipse para salvar su vida.

En su cuarto y último viaje a América, en 1504, Colón estaba en la actual isla de Jamaica, adonde había llegado tras dos años de travesía en los que había perdido dos barcos y otros dos los tenía deteriorados.

Colón, varado, envió a algunos hombres a pedir ayuda a la isla de La Española (hoy ocupada por Haití y la República Dominicana). Mientras, tenía que esperar junto a los indígenas, con los que compartía comida. Pero en 1503 la relación con los nativos empeoró y dejaron de llevar comida a los españoles.

Así, Colón decidió una estratagema para asustar a los indígenas. No sólo era un experto marino, sino también tenía conocimientos de astronomía. Colón llamó a los caciques locales y les dijo que Dios estaba enfadado con ellos porque ya no les llevaban comida, y que por eso esa noche oscurecería la luna y el cielo. En efecto, el 29 de febrero de 1504 se produjo un eclipse de luna, que Colón tenía perfectamente previsto.

El engaño de Colón dio resultado y los nativos se espantaron y volvieron a ayudar a los españoles. 

Gracias a esta estratagema, la expedición de Colón no murió de hambre y aguantó hasta junio de aquel 1504, cuando llegaron los refuerzos que tanto esperaban.