¿Cómo es posible que siga en vigor el reglamento disciplinario universitario de la dictadura?

¿Cómo es posible que siga en vigor el reglamento disciplinario universitario de la dictadura?
El Reglamento de Disciplina Académica para las universidades españolas entró en vigor en 1954 tras ser firmado por el dictador Francisco Franco. Hoy, año 2020, todavía sigue aplicándose al alumnado universitario, por sorprendente que resulte.

Casi 70 años después, el reglamento disciplinario universitario de la dictadura continúa vigente de manera parcial, ya que un real decreto de 1985 derogó su aplicación al personal docente; sólo al personal docente. "La norma que se deroga constituye un reglamento propio de un Estado policial"

A finales de 2018, la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) anunció que trabajaba en la elaboración de una propuesta de carácter técnico para renovar el reglamento en cuestión. El entonces ministro de Ciencia, Investigación y Universidades, Pedro Duque, aceptó la petición de la CRUE y manifestó su intención de estudiar cómo derogar el reglamento.

Ahora, el actual ministro de Universidades, Manuel Castells, parece determinado a derogar el vigente Reglamento de Disciplina Académica. De momento, su ministerio ha publicado el borrador del real decreto que pretende jubilarlo definitivamente. Un reglamento "anacrónico y preconstitucional"

El pasado mes de marzo, en la reunión del Consejo de Estudiantes Universitarios del Estado, Castells se comprometió "de manera rotunda" a derogar este Reglamento de Disciplina Académica como han venido exigiendo los estudiantes desde hace décadas. "Es obsoleto y punitivo desde cualquier punto de vista democrático", dijo el ministro de Universidades. "Es obsoleto y punitivo desde cualquier punto de vista democrático"

El borrador del nuevo real decreto se encuentra en trámite de exposición pública, y en su preámbulo califica como "anacrónico y preconstitucional" el decreto franquista de 1954. "La norma que ahora se deroga constituye un reglamento propio de un Estado policial", señala el documento elaborado por el Ministerio de Universidades.

Y es que el reglamento disciplinario de las universidades españolas sanciona disciplinariamente hechos como "la insubordinación contra las autoridades académicas", "las manifestaciones contra la religión y moral católicas", "la incitación o estímulo de manifestaciones colectivas", o "las palabras o hechos indecorosos". Estas sanciones pueden acarrear la expulsión del centro educativo.

El ministerio de Castells recuerda en el borrador que el vigente reglamento disciplinario ha sido utilizado "en la práctica en las universidades hasta bien entrado el siglo XXI para sancionar conductas relacionadas con "desórdenes públicos", "falta de probidad" o "difamación".